«La cornada fue hecha como con un bisturí»
Padilla, en el momento de la cogida - efe

«La cornada fue hecha como con un bisturí»

El torero Juan José Padilla está estable, sedado y con respiración asistida

zaragoza Actualizado:

"El trayecto de la cornada era muy limpio, como disecado con un bisturí", acaba de explicar el equipo médico responsable de la intervención del matador de toros Juan José Padilla, que se encuentra estable en la UCI del Hospital Miguel Servet de Zaragoza. Esa afirmación da prueba también de lo astifino que era el toro que le corneó.

El torero esta estable, sedado y con respiración asistida, y todo hace prever una evolución positiva, a pesar de que el peligro y la cautela médica seguirá al menos veinticuatro horas.

En una comparecencia ante los medios de comunicación la doctora Victoria Simón que participó en la intervención que duró más de seis horas, señaló la gravedad de la herida e hizo hincapié en que en el quirófano la primera preocupación fue la hemorragia procedente de una arteria cerebral. "Hasta que no la controlamos no pudimos entrar a intervenir en los demás destrozos" y reconoció que hasta ese momento la vida de, torero corría peligro.

Pese a que plásticamente la cara del diestro puede no quedar desfigurada, el arrancamiento del nervio facial izquierdo supone una parálisis de ese lado de la cara. Tampoco son nada positivos los presagios sobre la recuperación de la vista. Hubo una elongación del nervio óptico y el pronóstico no es nada bueno, será muy difícil que pueda volver a ver.

Los familiares del torero se encontraban en una sala contigua a la UCI, y el portavoz, el apoderado Diego Robles,intentaba mantener los ánimos: "Es un milagro que este vivo".

En la rueda de prensa participaron las doctoras Esther Saura, jefe del servicio maxilofacial, Victoria Simón, cirujana de a intervención, y Arancha Utande, responsable de la UCI