Cornada muy grave a Lancho en San Isidro

ZABALA DE LA SERNA | MADRID
Actualizado:

El horror. La plaza fue un espantoso grito. Una boca entera aterrada contra el cielo. Israel Lancho atravesado por la guadaña del inmenso sexto de Palha, colgado de la hoz de su pitón por el pecho o más abajo, al entrar a matar a vida o muerte. Una y otra vez, hasta tres golpes en el bazo o más arriba.

El miedo invade los ánimos en la sala de prensa de cuantos entramos a contrarreloj. Lancho cayó roto con toda su envergadura a cuestas, y ahora todos los plumillas del gremio nos agolpamos frente al televisor a la espera de noticias. Vienen y van los augurios de la enfermería (dicen que alcanza el pulmón). El trance dramático recuerda al de Montoliu en el 92 en Sevilla, la bocanada que exhala el aire completo. La foto de portada de ABC entonces. De grave a muy grave se intuye el estado de Lancho.

Otros compañeros entran descompuestos de ira. Según doblaba el sexto, según Israel entra como un Cristo desmadejado en las manos del doctor García Padrós, una Piedad sin Miguel Ángel, el mayoral salía a saludar una ovación criminal, y el ganadero aplaudía henchido de vanidad sin escrúpulos. ¡Sinvergüenzas inhumanos! De la corrida de Palha puntuaron dos toros, cuarto y quinto; dos buenos toros, aquél con hechuras distintas, otra cara, otra armonía; el quinto con profundidad y categoría; el resto con engañosa y difícil movilidad, apretando hacia los adentros todos en banderillas, cumplidores falsarios en el caballo, sin doblar una mano, duros de pies. Pero en los medios, en la muleta, se frenaron, se defendieron, sin entrega, sin desplazarse, sin bravura... Cuarto y quinto sí que valieron para la gloria. Paulita no pisó nunca el sitio y Serranito perdió un pitón izquierdo de importancia en un toro importante, con verdadera profundidad.

20 centímetros muy graves

El cirujano jefe de Las Ventas, el doctor Máximo García Padrós, operó a Israel Lancho de una cornada en el «hemitórax izquierdo con una trayectoria ascendente de 20 centímetros, penetrante en cavidad torácica y orificio de salida en el quinto espacio intercostal. Neumotórax y hemotórax. Pronóstico muy grave. Trasladado en UVI a la Clínica Virgen del Mar».