El Juli
El Juli - afp

Directo: El Juli indulta al toro Fantasma en su encerrona en Cáceres

Actualizado:

«Me he entregado, he sentido el toreo, era una tarde muy comprometida, a beneficio de los niños, estoy roto y feliz», ha dicho El Juli a los micrófonos de TVE antes de dar la vuelta al ruedo en compañía de los niños con cáncer, que pasean una pancarta "Torea al cáncer". Lo aúpan a hombros. El Juli más torero solidario por la puerta grande.

El sexto toro pierde las manos. Asoma el pañuelo verde. Va a salir un sobrero de Garcigrande. Sobrado anduvo otra vez con este último ejemplar de la tarde. Solo el borrón de la espada, muy defectuosa y otra estocada desprendida. Oreja.

Recibe al quinto con lances rodilla en tierra. Derriba este toro al picador. Forma un alboroto en las lopecinas de mano baja, con una media soberbia enroscada a la cintura. Arrebatado, pide banderillas! Promete mucho el toro desde el comienzo. Perfecto El Juli por ambos pitones, midiendo tiempos y distancias, con una serie al natural sensacional. A derechas, con el compás muy abierto, hundido, profundo. Muy inteligente, siempre con la muleta puesta, sin dejarle huecos a un toro con mucha clase, fijeza y nobleza. Pide la plaza el indulto. Y El Juli que sigue toreando, y el toro no deja de embestir. Fantasma se llama el toro. Asoma el pañuelo naranja. ¡Indulto! Dos orejas y rabo simbólicos.

El Juli hace balance de la primera parte: «Estoy a gusto, el segundo toro lo he disfrutado mucho, el ambiente es inmejorable. A ver si Dios quiere y sigue la tarde a buen ritmo». ¡Al lío! Va a salir el cuarto.

En este tercero elige un quite por chicuelinas. Brinda a José Garrido, triunfador de la tarde de ayer, con una salida a hombros. Inteligente y técnico El Juli, con un toro más deslucido. Pinchazo, estocada defectuosa (trasera y desprendida) y descabello. Palmas.

Sale el primer toro. El Juli lo saluda con lentas verónicas. Apunta nobleza el toro. Quita por faroles de mucha despaciosidad también. Empieza con la derecha, muy suave, relajado, en una tanda templadísima, con un estupendo cambio de mano. Pasa a la zurda, por donde el toro es más rebrincado. Otra más, pierde la muleta. Y toma la derecha, ya más al hilo de las tablas, con el de Domingo Hernández más rajadito. Sube la temperatura de la faena. Agarra la espada y deja una estocada trasera. ¡Primera oreja!

La asociación española contra el cáncer homenajea a El Juli, que besa a los niños mientras le desena "suerte, maestro". La plaza en pie por tanta solidaridad: jugarse la vida por la mejor causa: los niños.

Con la plaza casi llena, hace ya el paseíllo El Juli, vestido de azul y plata, en un terno de estreno para tan especial ocasión.

El Juli se encuentra ya en el patio de cuadrillas. «Es una apuesta grande y con la repercusión que tiene. Es una gran obra social, la gente se ha volcado», ha dicho a los micrófonos de TVE. «Con ayudar a un niño me sentiré satisfecho», había dicho antes El Juli