«Hoy no me puedo levantar», dispuesto a revolucionar de nuevo la Gran Vía
Una escena de «Hoy no me puedo levantar» - ERNESTO AGUDO

«Hoy no me puedo levantar», dispuesto a revolucionar de nuevo la Gran Vía

El próximo 12 de septiembre se estrena una nueva producción del musical basado en las canciones de Mecano

Actualizado:

El 12 de septiembre volverá a la Gran Vía (al teatro Coliseum) el mayor éxito del teatro musical español hasta la fecha: «Hoy no me puedo levantar», creado a partir de las canciones de Mecano. Se trata de una producción completamente nueva, con un despliegue visual apabullante (a la vista de lo que se mostró ayer en la presentación a la prensa), un nuevo director y un nuevo reparto, con varios rostros conocidos.

David Ottone dirige el musical. No deja de repetir que está muy satisfecho del resultado y orgullosisimo del equipo que se ha puesto a sus órdenes. «Han puesto en mis manos un Fórmula 1», asegura. «Este espectáculo es un monumento al mundo del espectáculo, con una escenografía brutal -tenemos 27 cambios de decorados- y un alarde audiovisual extraordinario». Ottone lleva tres años trabajando en el espectáculo, que supone «un magnífico reto» para el grupo que lidera desde hace tiempo, Yllana, todo un referente en el teatro gestual y de humor en España.

Renovado

Más de dos millones y medio de personas han visto, según David Serrano, su autor, el musical en nuestro país. Ahora, con las mismas canciones de Mecano, los arreglos de Nacho Cano y la misma historia -dos jóvenes que se vienen de su pueblo a Madrid para triunfar en el mundo de la música al principio de los años ochenta- vuelve totalmente renovado. «Por lo que se refiere a la historia, se han reestructurado el libreto, se han cambiado algunos diálogos y se han suprimido chistes, para tratar de mejorar lo que era susceptible de hacerlo».

Una de las grandes bazas de esta nueva producción es su poderío tecnológico. La escenografía de Ricardo Sánchez Cuerda y la iluminación de Carlos Torrijos se une un complejo sistema audiovisual -se incluye una pantalla de 200 metros cuadrados- en el que han trabajado varios videoartistas tanto de España como del extranjero bajo la dirección de Eduardo Suárez, para conseguir, por ejemplo, que la Puerta del Sol se pose en el escenario del Coliseum o para tratar de dejar al público con la boca abierta en números como «Aire» o «Barco a Venus».

El resto del equipo creativo lo forman Secun de la Rosa (director de actores), Daniel García (director musical), Javier Isequilla (diseño de sonido), Pelayo Gutiérrez (diseño de ambientes y efectos de sonido), Alejandra Hernández (diseño de vestuario), y seis coreógrafos diferentes: Federico Barrios (coordinador), Noemí Cabrera, Carlos Chamorro, Carlos Rodríguez, Lluis Burch y Chevi Muraday, más el asesoramiento de Bel Alzamora.

Canciones populares

Las canciones de José María Cano y Nacho Cano, que nacieron con la inconfundible voz de Ana Torroja, son la base y razón de ser del espectáculo. «Hoy no me puedo levantar», «Maquillaje», «No hay marcha en Nueva York», «Una rosa es una rosa», «Me colé en una fiesta», «Hijo de la luna», «Me cuesta tanto olvidarte», «La fuerza del destino», «Un año más»... Son canciones que forman parte de la historia de la música española y los fans del grupo recorren ya varias generaciones.

Pero nada de esto sirve, dice David Ottone, «si sobre el escenario no tenemos unos buenos actores y una buena historia que contar. Y mi trabajo fundamental es humanizar el espectáculo y saber contar la historia que hay detrás de él».

Y para eso cuenta con un reparto encabezado por Daniel Diges (Mario), Andrea Guasch (María), Adrián Lastra (Colate), Claudia Traisac (Ana), Canco Rodríguez (Panchi), Ana Polvorosa (Patricia), David Carrillo (Guillermo), Alejandro Vega (Anselmo) y Beatriz Ros (Malena), a los que se suman otros veinticinco artistas en escena y una orquesta de nueve músicos.

Adrián Lastra vuelve al musical y al papel que ya interpretó en el montaje original. «Sin aquel éxito no estaríamos aquí presentando esta producción», de la que destaca «todo; la escenografía, el reparto, el vestuario, la historia mejor contada... Todo me llama la atención». Sobre su personaje, Colate, al que define como «un chico vulnerable, frágil, amigo de sus amigos, y siempre necesitado del apoyo de alguien, con una timidez infantil», asegura que lo ha comprendido mejor. «Entonces tenía 21 años, ahora tengo 28, y lógicamente abordo el personaje desde otro sitio». Pero no de manera diferente, asegura, a si hiciera una obra de teatro de texto o una película. «El musical no es más que teatro con canciones. Y los personajes solo se pueden trabajar de una manera: desde la verdad. Cada género tiene sus reglas, pero solo hay una manera de convencer al espectador: con la verdad».

Claudia Traisac ha participado en series como «El misterio de Calenda» o «Amar en tiempos revueltos». «Hoy no me puedo levantar» es su debut en el teatro. «Y mi primera obra es un trasatlántico». Tenía 13 años cuando se estrenó el musical, y entonces no lo pudo ver. Tampoco había prestado atención a las canciones de Mecano. «Ahora soy fan absoluta», dice. Está, confiesa, «nerviosa por estrenar», y su sonrisa delata la excitación porque llegue el momento. «Un musical así supone para una actriz una gran exigencia y mucha responsabilidad. Nos han dejado trabajar con mucha libertad, y hay mucha magia e ilusión en este espectáculo; tenemos mucho amor por el proyecto, y eso creo que se nota»,