Don Hunstein
Don Hunstein - ABC

Muere el fotógrafo Don Hunstein, autor de la portada de «Freewheelin’ Bob Dylan»

Trabajó para el sello Columbia desde 1950 hasta 1986, y delante de su cámara posaron infinidad de artistas: Janis Joplin, Miles Davis, Aretha Franklyn, Billie Holiday, Johnny Cash o Simon & Garfunkel

Actualizado:

Es su instantánea más famosa: Bob Dylan y su novia Suze Rotolo pasean por el barrio neoyorquino del Greenwich Village en una tarde del mes de febrero de 1963. Ambos reflejan el frío el terrible en sus caras, pero parecen felices.

Fueron varias las fotografías de aquella serie, y bajaron a la calle porque iba desapareciendo la luz de la tarde. Una de ellas fue la escogida para la portada de «Freewheelin’ Bob Dylan», el segundo disco de un joven cantautor que iba a provocar una auténtica revolución social con sus canciones. Así que aquella imagen entró a formar parte de la iconografía de la música popular. Su autor es Don Hunstein, quien murió el pasado 18 de marzo a los 88 años.

Fue el fotógrafo del sello Columbia desde 1950 a 1986, por lo que ante su cámara posaron un puñado de los grandes artistas de esta época, ya sea de música clásica, jazz, rock o pop. Además de Bob Dylan, inmortalizó a Glenn Gould, Janis Joplin, Miles Davis, Duke Ellington, Billie Holiday, Aretha Franklin, Barbra Streisand, Johnny Cash, Simon & Garfunkel...

Fue autor, entre otras, de las portadas de «Nefertiti», de Miles Davis, «Monk's Dream», de Thelonious Monk, «Blood, Sweat & Tears», de Mirror Image y del primer disco homónimo de Dylan, de 1962. En ocasiones, solía fotografías a los artistas mientras estaban en el estudio trabajando, o relajándose, lo que ofrece perspectivas impagables sobre la rutina de estos grandes creadores.

Donald Robert Hunstein nació en St. Louis el 19 de noviembre de 1928. Tras conseguir una licenciatura de inglés en la Universidad de Washington en St. Louis, se aficionó a la fotografía tras comprarse una cámara Leica mientras se encontraba en el Ejército destinado en el Reino Unido. Su principal influencia fue Henri Cartier-Bresson.

Para cerrar de alguna manera el círculo, Bob Dylan utilizó una instantánea suya de los años sesenta de Times Square para ilustrar la portada de su libro autobiográfico «Crónicas».