New Day
New Day - ABC
Música

New Day: «Cuando salió el último de Dover ya intuíamos que le quedaba poco al grupo»

El nuevo proyecto nacido de las cenizas del grupo madrileño publica su primer disco, «Sunrise»

Actualizado:

Amparo Llanos, Samuel Titos (guitarra y bajo en Dover, respectivamente) y Jota Armijos son el power-tio que forma New Day, un nuevo proyecto que nace con «Sunrise» bajo el brazo. Producido por Brian Hunt en el estudio El Invernadero, es un álbum de su tiempo, sin complejos estilísticos, con momentos muy bailables y con un sonido contemporáneo y accesible.

Los comienzos son lo mejor en la carrera de una banda, ¿no?

(Amparo Llanos) Totalmente. Los comienzos son lo mejor en casi todo en la vida. El futuro está borroso, no tienes pasado... y eso está muy bien.

Pero este es un comienzo con callo ya hecho.

Sí, pero es curioso porque con Dover me pasaba que cada vez que empezábamos una nueva etapa a nivel de sonido, para mí era como un nuevo comienzo. Ahora no es un comienzo en toda regla porque ya tenemos experiencia, pero ¿sabes? Creo que la veteranía al final vale de muy poco, sobre todo en el rock. Al final es mejor no saber muy bien qué estás haciendo y dejarte llevar. Esa es la gracia del rock. Yo me siento orgullosa de seguir teniendo la capacidad de poder volver a prender la mecha a nivel mental. Eso lo valoro más que la veteranía.

El disco es realmente variado en estilos.

Sí, lo que me apetecía era no pensar en nada, sino dejar que fueran saliendo cosas de forma natural. Algunas iban por los caminos esperados, y otras se fueron por derroteros muy sorprendentes para nosotros mismos.

«Painting in the sky» o «Ten times twelve» nacieron con alma de hit, ¿no?

Quizá es lo único para lo que vale la experiencia, para reconocer los potenciales temazos. Cuando de repente notas que la canción es la que manda, en lugar de tú, es que está pasando algo de eso.

En ningun momento pretendieron marcar la diferencia con Dover.

No, porque no hace falta. Es más, lo que hace falta es no pensar. Pensar es malísimo, hay que meterse en un estado mental de trance, que si puedes hacerlo durar el tiempo suficiente, genera buenas canciones. Esa es otra cosa de la que me siento orgullosa, de poder volver a voluntad a mis primeros tiempos en la música, cuando la inocencia y la ilusión lo guiaba todo.

¿Qué ha inspirado las letras?

Ha habido un mayor peso de la ficción poética que en mis letras para Dover, donde yo reprimía más ese aspecto al no ser yo quien las iba a cantar. Las letras de este disco son un reflejo de una reflexión que viene de largo, una reflexión existencial, de dónde vengo, a dónde voy, qué es ser libre para mí, etc. Estoy bastante existencialista desde hace unos añitos (risas).

¿Cómo ha sido la grabación con Brian Hunt?

Teníamos poco tiempo para grabar, y llevamos las canciones al estudio ya muy trabajadas, con los deberes hechos de casa, y queríamos un productor que simplemente nos grabara, sin muchas más pretensiones. Las programaciones, los violines, etc, ha sido lo que él ha añadido.

No hay mucha actividad de New Day en redes sociales.

No, hay muy poca, es verdad. No tenemos perfil de Twitter, sólo de Facebook, y bueno, hay muchos fans de Dover que nos han seguido a nuestro perfil de New Day, y que han estrenado una nueva página web que se llama House of New Day, que dará noticias sobre el grupo incluso más puntualmente que nosotros mismos. La verdad es que está mal decirlo, incluso puede crearte un estigma hoy en día, pero no somos muy de redes sociales, somos así y no lo podemos remediar. Parece que son fundamentales pero yo no lo entiendo así. Hay algo ahí que no acaba de convencerme. Creemos que para vender música no hace falta estar lanzando cincuentamil mensajes todos los días, creando contenidos para la gente. No, perdona, no... Yo no quiero entretener a la gente, con la de cosas que tiene que hacer. Yo lo que hago es componer y grabar canciones, y luego tocarlas en directo. Cosas como el número de seguidores que tienen nuestras redes sociales, pues no me pueden interesar menos.

En Facebook he encontrado a otros New Day, una banda estadounidense de metal.

Me han dicho que también hay una banda rusa que se llama New Day (risas).

¿Cómo fue el concierto sorpresa en Wurlitzer Ballroom?

Lo hicimos un poco de tapadillo, también porque como yo nunca había sido la cantante principal de un grupo, necesitaba liberarme un poco de esa tensión dando un concierto con amigos. Fue divertidísimo, y lo extraño es que había gente que se sabía las canciones, y eso que el disco no había salido aún. Tocamos todas las canciones menos una, y salió genial, nos encontramos muy cómodos.

Cuando salió el último disco de Dover, «Complications», ¿intuíais que le quedaba poco al grupo?

Al salir el disco intuíamos que quedaba muy poco tiempo, sí. Y de hecho al poco tiempo de salir fue cuando dijimos que se disolvía el grupo. Podría haber sido una fase muy triste, pero después terminas entendiendo que tenía que haber sido así.

¿En ese momento ya estaba puesta la semilla de New Day?

No. Fue en el verano de la gira de «Complications». Hubo unos días de parón y ahí fue cuando dije: «Voy a ir al local y voy a empezar a hacer canciones». Y fue inmediato. Con las dos primeras canciones que hice, «Say yeah» y «Ten times twelve», ya me dije a mí misma que las cantaría yo, con un par. Y entré en una fase de mucha inspiración, de la que ha salido este disco.