MondoSonoro, 20 años de periodismo musical

La revista celebra su aniversario con un concierto este viernes en la sala Razzmatazz de Barcelona, en el que participarán Love of Lesbian, Sidonie y Standstill, entre otros artistas

Actualizado:

La historia de Mondo Sonoro es la historia de un astuto superviviente, de un medio especializado arraigado con orgullo en el fanzinerismo puro y duro –que digámoslo claro, sólo puede existir en papel- que ha dado un paso de gigante superando el test de la era online. Pero este viernes es su 20 aniversario, y es la revista gratuita que nos encontramos en tiendas, salas de conciertos y locales de ensayo la que protagoniza la fiesta organizada en la sala Razzmatazz de Barcelona, con Sidonie, Standstill, Dorian y Love of Lesbian actuando en agradecimiento a la difusión que encontraron en sus páginas cuando nadie les conocía. Su redactor jefe, Joan S. Luna, nos cuenta las claves del éxito de «la Mondo».

-Empezó colaborando desde el nº2, pero ¿cuándo y por qué decide lanzarse a asumir el papel de jefe de redacción en Mondosonoro?

-Yo antes trabajaba en una agencia de publicidad, pero colaboraba externamente a determinar parte de los contenidos de la revista. En nuestros inicios no hay suficientes ingresos para entrar a cubrir una plaza en la revista, así que cuando el proyecto estuvo económicamente algo saneado fue cuando entré como jefe de redacción. Eso fue aproximadamente a los tres años de trayectoria.

-¿Qué situación se encontró y con qué problemas hubo que lidiar?

-Hubo que lidiar con que ninguno de nosotros había hecho antes una revista de este nivel y mucho menos trabajado con unos plazos que siempre debíamos cumplir a rajatabla. Eran tiempos en los que no había Internet y las cosas iban mucho más despacio aunque las prisas fuesen las mismas. También tuvimos que lidiar con la desconfianza de la prensa musical en conjunto, que nos veía de algún modo como unos intrusos que iban a dinamitar el mercado. Nosotros siempre hemos dicho que nosotros somos una revista dirigida fundamentalmente al público general que no acostumbra a comprar revistas o que todavía no lo han hecho. Si entran en distintos artistas y se adentran más en el mundo de la prensa musical es bien posible que lleguen a otros medios más especializados o que no se fijen tanto en la actualidad como nosotros.

-¿Qué sorpresas agradables y desagradables se encontró en sus primeros tratos con anunciantes, sellos, promotoras, etc...? ¿Cómo ha cambiado eso con los años?

-Nos costó mucho conseguir separar los aspectos publicitarios de lo que eran contenidos en la revista, pero lo conseguimos. De todos modos, las mayores presiones era cuando teníamos más publicidad de lanzamientos discográficos, puesto que dejar mal un disco suponía más quebraderos de cabeza. Ahora, la mayor parte de nuestros anunciantes son promotores de festivales y conciertos, así que no les preocupa tanto lo que opines sobre un disco concreto y, viendo que sacamos a los grupos que suelen venir de gira, no tenemos tantas discusiones.

-¿Qué ha tratado de plasmar en la revista desde tu posición como redactor jefe? ¿es la virtud de mostrarse como fans (y no sólo como periodistas) lo que ha hecho que sigan conectando con el público?

-Fundamentalmente tres cosas. Evitar los elitismos asociados a la prensa musical (nosotros queremos que la gente escuche a los grupos de los que hablamos, y cuanta más gente los escuche mejor para todos). Mantener un estilo general en lo que a textos se refiere cercano a la gente que nos lee (queremos que la gente entienda de lo que estamos hablando y que no deje de escuchar un disco porque lo que expresemos sobre él sea difuso o demasiado complejo) y, por último, que la revista combinase géneros musicales muy diversos. Y eso no ha sido complicado, porque todos los responsables de «MondoSonoro» somos gente que escucha grupos y estilos muy diversos. Lo importante es que sea música que nos gusta escuchar y con la que disfrutamos; si nosotros lo hacemos, estamos convencidos de que habrá mucha otra gente a la que le encanten.

-¿Cuáles son los mayores logros de la revista en este tiempo (en cuanto a exclusivas, reportajes memorables, organización de eventos)?

-Llegar a cumplir estos veinte años y hacerlo manteniendo nuestro punto de vista inicial sobre lo que queríamos hacer es lo principal para mí. En cuanto a entrevistas, serían muchas, así que no puedo listarlas todas.

-¿Cuáles dirían que son sus hits «personales» en ese sentido?

-Para mí muchas y muy diversas. Por un lado haber empezado a hablar y a insistir mucho sobre grupos que me apasionaban y que han acabado teniendo a mucho público. Por otro haber entrevistado a prácticamente todos los artistas favoritos de mi vida, de toda mi vida, desde Kiss a Björk, para marcar dos extremos totalmente opuestos.

-¿Qué criterio han seguido para elegir el cartel del concierto de celebración en Barcelona?

-Hemos seleccionado a cuatro bandas que han crecido prácticamente en paralelo con nuestra publicación, grupos que empezaron con una maqueta o con un modesto disco en un pequeño sello para, a partir de ahí trabajar duro hasta llegar a encontrar a su público. En eso las cuatro bandas coinciden y esa forma de evolucionar es muy parecida a la nuestra. Llevamos ya veinte años, pero el camino no ha sido sencillo. Ha habido mucho esfuerzo y mucho trabajo detrás.

-¿El futuro de la publicación en papel está completamente garantizado, al menos por ahora? ¿Ha habido algún momento de duda real, en ese sentido?

-El papel continúa dando prestigio y sobre todo continúa generando la mayor parte de los ingresos publicitarios. Vivir exclusivamente de la web no permitiría que un proyecto como nosotros siguiese adelante en las mismas condiciones. En nuestra trayectoria solamente ha habido un momento de duda y fue cuando el responsable de una marca que esponsorizaba nuestra gira con The Jayhawks desapareció y nos dejó con una gira completa gratuita por toda España y sin el dinero que, teóricamente, cubría todos los gastos.

-¿Cómo vive la web de «Mondosonoro» en el maremagnum de webs y blogs musicales? ¿Les plantea esto el típico dilema «profundidad vs. inmediatez»?

-Por suerte tenemos papel y web, así que podemos combinar ambas vertientes. De todos modos, no somos una revista de artículos en profundidad, sino que en nuestro caso lo que prima es la actualidad musical, cuanto más amplia mejor.

-¿Hay algún proyecto en particular que terminó siendo irrealizable y que sigue siendo una cuenta pendiente para la Mondo?

-Que un inversor de dimensiones impresionantes nos compre y nos podamos retirar a una isla tropical. Al margen de eso, no se me ocurre nada que no hayamos por lo menos intentado en una ocasión.