Luis García Montero: «Internet debería ser un ámbito de dignidad, no un vertedero»
Luis García Montero - EFE

Luis García Montero: «Internet debería ser un ámbito de dignidad, no un vertedero»

El escritor granadino presenta su nuevo poemario, «Un invierno propio», publicado por Visor

MADRID Actualizado:

Al escritor Luis García Montero le preocupa "la consigna del todo vale" que parece funcionar en Internet. La Red es "la metáfora más importante" que existe del espacio público y por eso hay que intentar convertirla "en un ámbito de dignidad y no en un vertedero. En Internet hay calumnias, mentiras, exabruptos... Habría que devolver el protagonismo al debate ético", asegura García Montero en una entrevista con EFE para hablar de su nuevo poemario, "Un invierno propio", publicado por Visor y en el que reivindica la indagación en el ser humano como ciudadano.

El poeta granadino confiesa que le ha afectado "mucho" el debate que hubo en las últimas semanas entre el mundo de la cultura y los internautas en torno a la ley Sinde y los derechos de autor. "Me parece fuera de tono. La tecnología debe servir para desarrollar la cultura, pero no la puede convertir en un estercolero que no respete los derechos de autor", afirma García Montero.

Peligro para la dignidad humana

En esos enfrentamientos se han dicho cosas como que "el futuro del cine o de la literatura es la nueva tecnología", o que "la democracia es Internet", y eso "devuelve a un debate que siempre ha sido muy peligroso para la dignidad humana. Ha habido épocas que han exaltado como metáfora única de futuro lo juvenil y las tecnologías, y esas épocas acabaron, más que en la democracia, en el totalitarismo. En la Alemania que desembocó en el nazismo, en la Unión Soviética previa al estalinismo o en la Italia que acabó en el fascismo vemos siempre la exaltación de lo joven y de las tecnologías".

Este poeta galardonado con premios como el Adonais, el Nacional de Poesía o el de la Crítica cree que "el todo vale de Internet no puede sustituir la labor de los grandes editores, esos que han sabido hacer un catálogo como si fuera una obra de arte. Más que fascinarnos con las nuevas tecnologías, hay que meditar sobre ellas".