Federico García Lorca
Federico García Lorca - ABC

Las facetas desconocidas de Federico García Lorca

El gran poeta español también se prodigó en el cine y la música

Actualizado:

Hace ya 82 años desde que, un 18 de agosto como hoy, era asesinado uno de los más grandes autores de la literatura española: Federico García Lorca. Dominó la poesía como nadie y convirtió el teatro en un especáculo expresivo difícil de comparar. Moldeó el lenguaje a su antojo, creando una forma de decir el mundo única, llena de capas que hacen las delicias de los lectores que vuelven una y otra vez a a su obra. Pero sus inquietudes no se encerraban en estos dos géneros.

Pese a ser conocido como poeta y dramaturgo, el primer libro que publicó Lorca fue «Impresiones y paisajes», una obra de prosa en la que relata su paso por Castilla, Galicia y Andalucía gracias a los viajes organizados por uno de sus profesores de Universidad, Martín Domínguez Berrueta. El ejemplar de esta obra que puede consultarse en la Biblioteca Digital Hispánica es una reproducción de la primera edición.

De otras de sus obras se conservan primeras ediciones que pueden consultarse en la Biblioteca Digital Hispánica. Es el caso de «Primeras canciones», un poemario escrito en 1922 que no fue publicado hasta 1936, siendo el último libro de poesías que se publicó en vida de Lorca; o de Bodas de sangre, una de sus obras teatrales más exitosas.

En la BDH también se pueden consultar algunos manuscritos del poeta granadino ques e escapan de lo meramente literario. Por ejemplo, se puede encontrar «Viaje a la Luna», un guion cinematográfico que Lorca elaboró durante su estancia en Nueva York a propuesta del cineasta mexicano Emilio Amero. Pensada para ser una obra de cine mudo y dotada de un carácter surrealista, esta película no llegó a rodarse hasta 1998.

Otra de los manuscritos originales que pueden consultarse en la BNE es el de la obra dramática «El Público». Escrita en 1930, fue la primera obra de teatro español en tratar la homosexualidad masculina, pero no pudo estrenarse hasta más de cinco décadas después.

Además de a la literatura, en su vida adulta se dedicó asimismo a dar conferencias como «Juego y teoría del duende» o «Las nanas infantiles». De esta última también se conserva el manuscrito original que puede consultarse en la BDH.

Federico García Lorca mantuvo a lo largo de su vida su gusto por la música, y trabajó como pianista en la grabación de discos. Algunas de estas piezas musicales en las que participó están disponibles en la Biblioteca digital Hispánica, como por ejemplo la colección de canciones populares cantadas por Argentinita, fechados en torno a 1932. Con esta cantante Lorca grabó al piano un total de diez canciones repartidas en cinco discos de 78 revoluciones por minuto.