Es Noticia

Hollywood se muda a China para inaugurar la nueva «meca» del cine oriental

John Travolta, Leonardo DiCaprio, Nicole Kidman y Catherine Zeta-Jones, entre los que desfilaron por la alfombra roja

Nicole Kidman en Qinngdao (China), en la inauguración del nuevo complejo destinado al cine
Nicole Kidman en Qinngdao (China), en la inauguración del nuevo complejo destinado al cine - reuters
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El hombre más rico de China, Wang Jianlin, inauguró hoy la Ciudad del Cine Oriental en Qingdao (este de China) en una ceremonia que contó con la presencia de un puñado de estrellas de Hollywood: Leonardo DiCaprio, Nicole Kidman, John Travolta, Ewan McGregor, Catherine Zeta-Jones, Christoph Waltz, Kate Beckinsale y Ewan McGregor.

Todo ellos desfilaron por la alfombra roja en medio de los aplausos y pancartas del público presente, y entre fuertes medidas de seguridad. A pesar de que el complejo todavía no está terminado. También estuvieron presentes actores chinos de fama internacional como Zhang Ziyi, Jet Li, Tony Leung, Donnie Yen, Zhao Wei y Huang Xiaoming. Quienes, por cierto, se llevaron los mayores aplausos de los locales, a excepción de DiCaprio, que es muy popular por estas tierras.

Se trata del último y ambicioso proyecto de la compañía propiedad de Wang, Wanda Group, y para el que ha invertido hasta el momento en torno a los 50.000 millones de dólares (unos 37.000 millones de euros).

Aunque no se abrirá al público hasta junio de 2017, el inmenso espacio fue oficialmente inaugurado este domingo por el propio Wang, el alcalde de Qingdao y el secretario del Partido Comunista de esta ciudad costera, así como decenas de personalidades del mundo del séptimo arte.

Localizado al oeste de Qingdao, el parque que alojará la metrópolis del cine ocupa un área de 3,76 millones de metros cuadrados y albergará, entre otros proyectos, un museo de cera, un concesionario de coches, hoteles de máximo lujo, un club de yate, un lujoso bar con vistas al mar o un moderno hospital.

Otro de sus objetivos, según aseguró en su discurso de apertura el propio Wang es celebrar el Festival Internacional de Cine de Qingdao cada septiembre a partir de 2016, un certamen que al estilo hollywoodiense tendrá, incluso, un Día del Óscar.

«Wanda tiene confianza en convertir el festival en uno de los principales del mundo en un plazo de 3 a 5 años», aseguró hoy Wang.

El festival, que todavía necesita la aprobación final del Gobierno chino, cuenta ya con el respaldo de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMPAS) -el primero fuera de EE.UU. en 86 años- cuya presidenta, Cheryl Boone Isaacs, estuvo también presente.

Wanda ya ha firmado acuerdos «preliminares», agregó Wang, con varias firmas globales para filmar y producir 30 películas extranjeras en los estudios de Qingdao cada año.

No obstante, las películas que participen tendrán que pasar antes el riguroso escrutinio de las autoridades chinas, en un país que todavía impone una fuerte censura a los productos culturales tanto propios como extranjeros.

«La Ciudad del Cine de Qingdao es una medida principal para impulsar la construcción de China como potencia cultural», declaró el empresario, que añadió también que contribuirá a crear una «marca china global». El multimillonario chino concluyó que aquellos que «primero se den cuenta» de que el futuro del mercado del cine está en China «serán los primeros en recibir beneficios».

«El cine se trata de sueños. Nosotros estamos a punto de convertirlos en realidad», añadió Wang.