«Los años del NO-DO» recupera nuestra memoria sentimental
«Los años del NO-DO» recupera nuestra memoria sentimental - ABC

Lo mejor del NO-DO con ABC: la época del «Spain is different»

La serie, que consta de 14 DVD y 39 episodios, abarca desde 1939 hasta 1977. La primera entrega se podrá adquirir este domingo, 9 de junio, por solo 2,99 euros junto con el diario

Actualizado:

Quizá porque 1962 comenzó en lunes, anunciaba grandes cambios por venir, no de orden político, aunque sí los hubo; sino de naturaleza social, religiosa, cultural y económica: la España de aguafuerte en blanco y negro se desvanecía gracias al desarrollo económico auspiciado por los «tecnócratas» del Opus Dei; gracias a la renovación espiritual de los papas Juan XXIII y Pablo VI; y también, gracias al turismo, que puso en contacto a una sociedad enclaustrada desde la Guerra Civil y que parecía resignada al luto, el velo o a la pandereta, con aquellos rumbosos visitantes de las democracias europeas.

Las distancias económicas, sociales y culturales se acortaban tanto como el decoro y las faldas, tanto, que muy pronto a los españoles apenas nos costaría homologarnos políticamente con Europa. Y es que en 1975 España ya no era «diferente», como predicaba el reclamo turístico acuñado por Manuel Fraga, pues había cambiado hacía tiempo y aguardaba una Transición razonablemente pacífica.

A este periodo crucial dedica dos entregas «Los años del NO-DO», con dos grandes temas cuyos protagonistas fueron el Rey y Manuel Fraga. Don Juan Carlos se casaba en Atenas en 1962 y en 1969 Franco lo designa como sucesor en la Jefatura del Estado. También Fraga llegaba al Gobierno en 1962, como ministro de Información y Turismo, cargo del que fue destituido en 1969. En todos los sentidos, uno y otro encarnaban, salvadas las diferencias, las esperanzas de cambio de los españoles.

Fueron años intensos y muchas veces incómodos para el NO-DO. Por una parte, el agitado tablero de la política internacional: la Guerra Fría está en su apogeo, los barbudos de Sierra Maestra se han quitado la máscara en Cuba y conciertan con Moscú colocar misiles atómicos, lo que pone al mundo al borde de la guerra nuclear. Kennedy alienta la escalada militar en Vietnam y luego es asesinado, como lo serán su hermano Robert y el líder pacifista Martin Luther King en 1968, año emblemático por tantas razones. A su vez, en España se acometen tímidas reformas políticas, como la Ley de Prensa y la Ley Orgánica del Estado. También ocurren graves sucesos, como las huelgas mineras de Asturias, el fusilamiento del dirigente comunista Julián Grimau, que provocará un enorme escándalo internacional, o el comienzo del terrorismo etarra.

Otras revoluciones estaban en marcha. El Concilio Vaticano II no sólo traerá la misa en lenguas vernáculas, sino que acepta la libertad de conciencia y rompe los tradicionales vínculos entre Iglesia y Estado. Además, los jóvenes occidentales se convierten en protagonistas, y contagian a los españoles, aunque se silencie la visita de los Beatles; pero ahí están el Dúo Dinámico, Los Bravos, Los Brincos y «La chica ye-yé» de Conchita Velasco… Incluso España gana Eurovisión con el «La, la, la» de Massiel y Santana, el torneo de Wimbledon. Cosas impensables. En fin, visitar aquella época con «Los años del NO-DO» es recuperar nuestra memoria sentimental para vernos tal como éramos.