Martha Thorne

Zaha Hadid, una pionera

La directora ejecutiva del Premio Pritzker recuerda a la primera mujer que obtuvo el «Nobel» de la arquitectura

Martha Thorne
TEXAS (EE.UU.) Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La triste noticia de la muerte de Zaha Hadid llegó esta mañana. Vamos a escuchar muchos testimonios sobre su figura y habrá, por tanto, muchas palabras para describirla, porque ella era una figura importantísima en la arquitectura contemporánea. Sin duda, una arquitecta con enorme talento y visión. No en vano fue la primera mujer que ganó el Premio Pritzker de Arquitectura.

Yo la conocí hace unos 30 años y desde aquel primer momento siempre me impresionó por su alto nivel de exigencia profesional, que aplicaba primero a sí misma y que después extendía hacia su alrededor, tanto alumnos, como colaboradores o empleados. Hadid siempre buscaba, sin cansancio, la perfección y el rigor en sus proyectos.

Quizás ese rasgo le viniera de su formación como matemática antes de estudiar arquitectura. Pero al lado de esa parte que le convertía tal vez en una persona más dura, hay que destacar uno de los rasgos personales que la definieron: pocas personas he conocido tan leales con sus amigos como Zaha.

Mantenía contacto, normalmente, por teléfono o mensajes, con muchas personas, de una forma sincera y cariñosa. Tenía una memoria prodigiosa, y recordaba con muchísima facilidad las conversaciones y momentos que habíamos compartido a lo largo de los años –lo que para mí significa que vivía la vida con gran intensidad.

La arquitectura contemporánea no será igual sin ella. Espero que Zaha Hadid sea siempre una fuente de inspiración para futuras generaciones de arquitectos y arquitectas y sea recordada por su dedicación, su perseverancia, su imaginación, y su valor para innovar y experimentar en la arquitectura. Hemos perdido a una verdadera pionera.

MARTHA THORNEMARTHA THORNE