Los visitantes de la Frieze de Londres admirando el Marullo de Botticelli
Los visitantes de la Frieze de Londres admirando el Marullo de Botticelli - AFP

El Botticelli de los Cambó sigue sin venderse aunque ya se han presentado «ofertas serias»

Guirao apunta al MNAC como «lugar ideal» para el Marullo del pintor del Quoattrocento

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El ministro de Cultura en funciones, José Guirao, ha dicho este lunes que el «lugar ideal» de la obra de Sandro Botticelli «Retrato de Michele Marullo Tarcaniota» (1491), declarado Bien de Interés Cultural (BIC) y puesta a la venta recientemente, sería el Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC).

Guirao ha subrayado que no es una decisión que deba tomar el ministerio y que no se lo están planteando, pero, «como persona de la cultura, conocedora del mundo del arte y de los museos», ha dicho que lo «lógico» sería que la obra estuviera en el MNAC.

El ministro ha recordado que, como Bien de Interés Cultural, la obra «tiene que quedarse aquí», pero ha señalado que podría continuar en manos privadas.

El cuadro, propiedad de la familia catalana Guardans-Cambó, se ha expuesto y ofrecido a la venta durante la feria Frieze Masters que se celebró en Londres la semana pasada.

Guirao ha considerado que el MNAC sería la colección pública «idónea», pues el museo ya posee gran parte de la colección Cambó.

El ministro ha enfatizado que la decisión sobre una eventual adquisición por parte del MNAC debe ser tomada por su patronato, donde participa el ministerio, «y si se toma una decisión unánimemente lo que haya que hacer se hará entre todos los que participan en el patronato».

«Ofertas serias»

La galería Trinity Fine Art, que fue la que expuso el cuadro durante la citada feria, , trasladará varias «ofertas serias» por la pintura a sus propietarios, la familia Guardans-Cambó.

«Hay varias partes interesadas y ya han presentado una oferta, que son trasladadas a la familia y ellos decidirán», han señalado a Europa Press fuentes de la galería, quienes no obstante han recordado que el proceso «podría llevar tiempo».

«Es lo normal para una pintura de esta relevancia", han añadido estas mismas fuentes, tras apuntar que el precio fijado de salida era de 30 millones de dólares (27,3 millones de euros). «Retrato de Michele Marullo Tarcaniota» fue declarado Bien de Interés Cultural en 1988, lo que supone restricciones para su salida de España.

Tal y como explican desde la galería, este es el último Botticelli en manos privadas disponible en el mercado internacional. La obra estuvo colgada en el Prado durante más de una década, prestada por una notable colección española, y ha sido exhibida en el Met y otros importantes museos internacionales.

Marullo, un exiliado de Constantinopla después de que cayó en manos de los turcos, fue un reconocido poeta latino en la corte de los Medici, así como un mercenario que luchó contra los ejércitos de Cesare Borgia en Italia. Se cree que este retrato puede ser póstumo, posiblemente encargado por su esposa poco después de su muerte accidental por ahogamiento.

A diferencia de las obras anteriores de Botticelli vendidas en las últimas décadas, este retrato está pintado completamente por la mano de Botticelli. En aquella época, los retratos eran costosos en contraste con las imágenes religiosas producidas por el artista con asistentes en su taller.