Violeta Bubelyte. «Desnudo 57», 1993
Violeta Bubelyte. «Desnudo 57», 1993 - © Violeta Bubelyte Cortesía Lithuanian Photographers Association

PHotoEspaña'13: cuerpo a cuerpo

Esta semana arranca la XVI edición del festival de fotografía, que concentra 74 exposiciones en las que se dan cita 328 artistas

Actualizado:

El cuerpo humano ha sido el tema favorito no solo de la pintura, el dibujo y la escultura, también de la fotografía. Son muchas sus posibilidades estilísticas: la belleza, el erotismo, la sexualidad, el deseo, el morbo, el voyeurismo... Hay artistas que lo cincelaron con el alma («La Piedad» de Miguel Ángel), otros con una pasión desenfrenada («El rapto de Proserpina» de Bernini). Hubo quienes lo pintaron con éxtasis («La Venus del espejo» de Velázquez) y hasta con lascivia (cualquier lienzo de Caravaggio). Incluso quienes lo descompusieron (Picasso) y hasta lo despedazaron con furia (Bacon y Freud). El cuerpo humano como cartografía, pero también como campo de batalla, donde se han librado no pocas guerras.

No es de extrañar, pues, que protagonice la XVI edición de PHotoEspaña, que organiza La Fábrica y se celebra desde el miércoles y hasta el 28 de julio. Bajo el lema «Cuerpos. Eros y políticas», el festival muestra, a través de 74 exposiciones (entre Sección Oficial, OpenPHoto y Festival Off), las distintas maneras en que abordan este asunto 328 artistas de 42 países. Gerardo Mosquera, comisario general este año de PHotoEspaña, advierte que «si el cuerpo es el reino de Eros, también es territorio de Ares. Más allá de lo erótico, el cuerpo y sus imágenes han sido determinantes en la lucha por la liberación y afirmación de género, la orientación sexual y contra la discriminación. El cuerpo imaginal no es solo el desnudo, también el cuerpo vestido, ataviado, intervenido, el cuerpo como campo cultural».

Obsesionados por el cuerpo

Uno de los fotógrafos que más y mejor ha abordado en su trabajo el cuerpo humano (casi siempre masculino) ha sido Robert Mapplethorpe. Con su estilo depurado, minimalista y elegante, marca de la casa, siempre en blanco y negro, retrata cuerpos como si fueran esculturas clásicas. Algunos de ellos pueden verse en la galería Elvira González. A veces sólo fotografía formas y fragmentos de cuerpos, siempre impregnados de erotismo. También muy interesada por el cuerpo, Isabel Muñoz, una de nuestras fotógrafas más internacionales: en sus instantáneas siempre se cuelan el ballet, la geometría de los cuerpos en movimiento. En la galería Fernández-Braso cuelgan algunos de sus trabajos. Como unas bailarinas que retrató en La Paz (Bolivia) posando con máscaras indígenas precolombinas y con piezas de arte plumario.

Y más fotógrafas en este cuerpo a cuerpo. Siempre interesante, la iraní Shirin Neshat –vive en Estados Unidos desde 1974– oculta los cuerpos de las mujeres musulmanas bajo el chador en algunos trabajos que pueden verse en la Fundación Telefónica. Pero también plantea el cuerpo como un lugar donde inscribir –textualmente, a base de tatuajes– la Historia («El libro de reyes» persa). Por su parte, la lituana Violeta Bubelyté se autorretrata en imágenes fantasmagóricas en las que aborda asuntos como la soledad, el dolor, el paso del tiempo... Su trabajo se muestra en el Museo del Romanticismo. A la madrileña Laura Torrado, la fotografía le sirve para explorar el cuerpo y el rostro utilizando recursos expresivos como la danza o el teatro. Sus instantáneas se exhiben en la Sala Canal de Isabel II.

Weston frente a Callahan

Uno de los platos fuertes será el cara a cara entre dos grandes de la fotografía del siglo XX: los norteamericanos Edward Weston y Harry Callahan. Ambos abordaron ampliamente el desnudo. Tenían en común la complicidad con sus modelos, su amor por ellas. Ochenta de sus fotografías cuelgan en una de las tres exposiciones que la Fundación Banco Santander organiza en el Círculo de Bellas Artes (las otras están dedicadas a la vanguardia feminista de los 70 y a Fernando Brito). Otro maestro, también norteamericano y discípulo de Callahan, ha pasado estos días por Madrid. Hablamos de Emmet Gowin. La Fundación Mapfre presenta una amplia retrospectiva en la Sala Azca, en la que apreciamos su gran obsesión por retratar a su mujer, Edith, a lo largo de toda su carrera.

Mark Shaw retrató a los Kennedy en familia, en la intimidad Y más cuerpos. Los de nuestros siguientes protagonistas fueron reverenciados y adorados. Aún hoy lo siguen siendo. John Fitzgerald Kennedy y su esposa, Jackie, posaron en familia, en retratos relajados e íntimos, para Mark Shaw. Amigo del presidente, murió prematuramente y en los años 90 su hijo y su nuera desenterraron este histórico material, que ahora puede verse en la Fundación Loewe. A Rafael Sanz Lobato, premio Nacional de Fotografía 2011, le dedica, a partir del 15 de julio, una amplia retrospectiva la Academia de Bellas Artes: a través de 137 instantáneas podemos contemplar su espléndido trabajo antropológico de una España que se desvaneció.

Y Rafael Doctor exhibe fotografías de su colección en un peculiar gabinete instalado en la Fundación Lázaro Galdiano bajo el título «Taxonomía de un cuerpo». Doctor explicará personalmente las obras a los visitantes. La nómina de destacados fotógrafos presentes en el festival es interminable: Thomas Ruff, Dionisio González, Nobuyoshi Araki, Darren Almond, Frantisek Drtikol, Azucena Vieites...

El festival llega a Brasil

PHotoEspaña se internacionaliza. A sus sedes de Madrid, Alcalá de Henares, Alcobendas y Cuenca se suma este año Praga, que acoge dos exposiciones: una de retratos de Leopoldo Pomés y Carlos Saura en el Instituto Cervantes y otra del fotógrafo Yaakov Israel en el Centro Checo. Además, entre octubre y diciembre el festival llegará a Brasil. Nace PHotoEspaña.br: Sao Paulo acogerá un amplio programa de exposiciones y actividades centradas en la fotografía.