Torcuato Luca de Tena, en las rotativas, en 1919
Torcuato Luca de Tena, en las rotativas, en 1919 - ABC

Todo empezó con él: Torcuato Luca de Tena

Fundador de «Blanco y Negro», en 1891, y el diario ABC, en 1903

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Si Torcuato Luca de Tena viviese hoy, estaría al frente de la transformación tecnológica de su periódico. Si algo distinguió al fundador de ABC, fue su pasión por la novedad y por incorporar a su proyecto periodístico la última innovación en cualquier forma de comunicar. Sacó a la calle Blanco y Negro en el año 1891 con el fin de apoyar a los movimientos culturales de la época, y de manera especial a los artistas plásticos. Fue el embrión del futuro ABC, que vería la luz en enero de 1903. A partir de ahí, don Torcuato no cejó en su empeño de convertir a su diario en el primero de España y en uno de los más sobresalientes de Europa. Lo consiguió a base de mezclar novedad, independencia y rigor. Los lectores curiosos pueden sumergirse en la extraordinaria hemeroteca de ABC y dejarse sorprender por el grado de progreso e independencia del que hacía gala este periódico en las primeras décadas del siglo XX, cuando su creador ejercía también de director de la publicación.

El nacimiento de ABC, y su posterior consolidación como el primer diario de España, supuso un acontecimiento en la vida del país. Fue el resultado de combinar con inteligencia, y a partes iguales, criterio, determinación y empatía. Con esos materiales de su personalidad, don Torcuato logró hace 115 años ofrecer a su país una herramienta de propagación y emisión cultural de primer orden.

Han pasado 115 años. Desde aquella primera rotativa que el fundador se trajo de Alemania y que suponía toda una revolución en el mundo de las artes gráficas españolas, hasta hoy, se ha sucedido una cadena de acontecimientos que han mantenido a este diario en ese primer plano de la actualidad. ABC puede presumir hoy de ser decano de la prensa de difusión general en España, y de haber sobrevivido a acontecimientos históricos trascendentes, además de actuar de testigo privilegiado de ese devenir.

Torcuato Luca de Tena decidió andar un camino novedoso, por el que no habían transitado sus competidores. Por eso introdujo el formato casi de bolsillo de ABC, junto con la grapa. Además utilizaba la tinta azul para facilitar en su tiempo una mejor lectura ante la luz de la lámpara de gas. Fue también pionero en la inserción de fotografías y, lo que era más importante, pugnaba para que en su diario escribiesen las mejores plumas del momento. Admiraba a Mariano de Cavia, hombre de ideas republicanas frente a las monárquicas suyas, y le invitó en distintas ocasiones a que firmara en las páginas de ABC. No lo logró. La repentina muerte de Cavia frustró el último intento, pero aquel ejemplar editor decidió poner el nombre del fallecido al primer premio periodístico de España, en una demostración de liberalidad absolutamente infrecuente.

Tiene el lector en sus manos una publicación única. El recorrido por 115 años de Historia del periodismo español. Todo empezó con él, con don Torcuato, con su pasión y con su idea clara de hacer un diario de servicio a su país: España. Y ahí seguimos.