Dos de las piezas recuperadas tras el robo de Erik el Belga en el monasterio de Banyoles
Dos de las piezas recuperadas tras el robo de Erik el Belga en el monasterio de Banyoles - Efe

Recuperan otras dos figuras de la arqueta robada por Erik el Belga en el monasterio de Banyoles

Solo quedan cinco piezas por localizar tras el expolio cometido en 1980

Se mantiene en secreto el precio pagado a dos anticuarios de Bruselas y Londres

GeronaActualizado:

Dos de las veintiocho figuras que formaban parte de la arqueta del monasterio de San Esteban de Banyoles, que contiene los restos de San Martirià y que fue expoliada en 1980 por el ladrón internacional de obras de arte conocido como Erik el Belga, han sido recuperadas y están pendientes de restauración.

El Obispo de Gerona, Francesc Pardo, presentó ayer esas dos piezas, que representan a San Cristóbal y Santa Ana, acompañado del alcalde de Banyoles, Miquel Noguer, y del abogado Carles Mascort, que es el responsable de localizar el material que todavía no ha aparecido de aquel robo cometido hace 38 años.

Mascort ha mantenido en secreto el precio pagado por las dos figuras, para lo que se ha amparado en la necesidad de proceder con máxima discreción en un mercado como el de las obras de arte, en el que esa virtud es clave si se quiere mantener viva la búsqueda.

El obispo ha respaldado ese posicionamiento, porque gracias a él, según ha detallado, se recuperaron veintiuna piezas entre 2005 y 2010, a las que se suman ahora estas dos, con lo que quedan cinco pendientes de localizar que corresponden a las representaciones de San Miguel, San Pablo, San Pedro, San Esteban y Santa Bárbara.

Por lo que se refiere a las de San Cristóbal y Santa Ana, la primera aparece con una vara y lleva con él al Niño Jesús, mientras que la segunda tiene en brazos a la Virgen María que, a su vez, sostiene a su hijo.

Ángeles González-Sinde, contemplando la arqueta en 2010
Ángeles González-Sinde, contemplando la arqueta en 2010

Las figuras se expondrán el próximo sábado en Banyoles con motivo de la celebración de Sant Martirià, según ha informado Miquel Noguer, quien ha puntualizado que Erik el Belga «lo tendría difícil ahora para repetir el robo, porque se han instalado hasta tres alarmas diferentes».

Esas dos últimas piezas halladas proceden de Bruselas y Londres, donde sendos anticuarios las tenían a la venta después de adquirirlas en Alemania.

La arqueta es una joya del arte gótico que Erik el Belga expolió y que, desde 2010, se exhibe nuevamente en Banyoles después de la recuperación de veintiuna de las veintiocho figuras.

«No queda otro remedio que la adquisición»

Preguntado sobre el proceso de recuperación, Carles Mascort únicamente ha constatado que se ha pagado por ellas, «porque fueron robadas en 1980 y la normativa internacional de devolución automática de piezas de arte es de 1993, así que no queda otro remedio más que la adquisición».

En su trabajo, Mascort ha tenido incluso que lidiar con la casa de subastas británica Sotheby's, que tuvo en su poder dos de las figuras de Banyoles, las de Santa Lucía y San Benito.

Además, este abogado ha recordado que el delito ha prescrito y que Erik el Belga, el ladrón de arte más importante de Europa, ahora reside en la Costa del Sol.