El ministro de Cultura, José Guirao (c), la consellera de Cultura, Laura Borràs (2d), el alcalde de Lérida, Féliz Larrosa (d), la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera (2i), y la presidenta de la Diputación de Lérida, Rosa Mª Perelló (i), durante el acto de inicio de las obras del nuevo Museo de Arte de Lérida
El ministro de Cultura, José Guirao (c), la consellera de Cultura, Laura Borràs (2d), el alcalde de Lérida, Féliz Larrosa (d), la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera (2i), y la presidenta de la Diputación de Lérida, Rosa Mª Perelló (i), durante el acto de inicio de las obras del nuevo Museo de Arte de Lérida - Efe

Guirao recomienda a la consejera de Cultura catalana «saber en qué se gasta» el dinero

El ministro de Cultura reivindica el futuro Museo de Arte de Lérida como «un magnífico ejemplo de lo que debe ser la convivencia y el fruto del diálogo institucional»

D. Morán
BarcelonaActualizado:

Si el domingo fue la presidenta de la Academia de Cine Catalán, Isona Passola, quien aprovechó la gala de los premios Gaudí para reclamar al ministro de Cultura, José Guirao, y a su homóloga catalana, Laura Borràs, una mejor financiación para el audiovisual catalán, ayer fueron los propios Guirao y Borràs quienes protagonizaron un encontronazo público a cuenta de, cómo no, el dinero y las tensiones presupuestarias.

Un choque dialéctico que llegó después de que, durante la presentación de lo que será el futuro Museo de Arte de Lérida, Borràs apremiase a Guirao a cumplir los compromisos presupuestarios del Gobierno para las infraestructuras culturales catalanas. Más dinero para, en fin, «construir un discurso nacional y reivindicar la soberanía patrimonial». «Parece que ya nos hayan dado una independencia cultural con una retirada flagrante del presupuesto para estos equipamientos catalanes; la querríamos completa, mientras no sea así, pediremos que cumplan con la parte de sus compromisos», subrayó Borràs.

A Guirao, sin embargo, no parecen preocuparle tanto las inyecciones económicas como las prioridades presupuestarias y así se lo trasladó a Borràs, al tiempo que le recomendó «saber en qué se gasta» el dinero del departamento. «Yo siempre le digo lo mismo: tienes más que yo, es la cosa de los de Cultura, proporcionalmente es así. Lo único, consellera, es saber en qué se gasta», replicó el ministro después de que Borràs reclamase unos presupuestos en sintonía con «las promesas».

En cualquier caso, Guirao prefirió orillar el conflicto y reivindicó la nueva sede del Museo de Arte de Lérida, cuya inauguración se prevé para dentro de dos años, como «un magnífico ejemplo de lo que debe ser la convivencia y el fruto del diálogo institucional; diálogo que no sólo facilita que se hagan cosas, sino que facilita que todos en esa conversación nos hagamos mejores institucionalmente».

Ubicado en la antigua Audiencia de Lérida y creado en 1914, el proyecto de remodelación del Museo de Arte de Lérida cuenta con un presupuesto de 4,5 millones de euros, del que el Gobierno asumirá 1,08 millones de euros, cerca de un 23% de su coste estimado a cargo del 1,5% Cultural. El Ayuntamiento de Lérida, por su parte, aportará 2 millones de euros, mientras que la Generalitat destinará 500.000 euros.