Orbis calcula la ruta entre un lugar de origen y un destino en la Antigua Roma
Orbis calcula la ruta entre un lugar de origen y un destino en la Antigua Roma

El «Google maps» de la Antigua Roma: prepara tu viaje por las vías del Imperio

Un equipo multidisciplinar de la Universidad de Stanford crea un mapa interactivo para calcular diferentes rutas a través de las diferentes vías de comunicación que existieron en esta civilización

Actualizado:

Una de las maravillas de la antigua Roma era, sin lugar a dudas, su ingeniería. Además de acueductos, puentes o embalses, las vías de comunicación del Imperio, con sus magníficas calzadas, han servido en más de una ocasión como base para el diseño de las actuales autopistas.

Para hacernos una idea de su relevancia y extensión en tiempo real, nada como visitar Orbis ( http://orbis.stanford.edu/), pensar un origen (como Tarraco) y un destino (como Corduba) y pulsar «calcular ruta» (el camino más corto, 1.442 kilómetros, 14.4 días). Diseñado por un equipo multidisciplinar de la Universidad de Stanford, recrea digitalmente y de forma interactiva el sistema transporte romano. En otras palabras, se trata del «Google maps» del Imperio.

Orbis está ambientado en torno al año 200 de nuestra era, cuando el poder deRoma estaba en su punto álgido y su imperio contaba con la mayor extensión, que abarcaba tres continentes. Este atlas multimedia está construido a partir de 751 sitios, la mayoría de los cuales son ciudades y villas, aunque también hay 268 puertos e incluye los principales ríos navegables y cientos de rutas marítimas. El mapa de carreteras incluye casi 85.000 kilómetros. En total, cubre casi seis millones de kilómetros cuadrados.

Este «Google maps» de la Antigua Roma es capaz de calcular al detalle cómo sería un viaje de la época. Los usuarios pueden elegir la estación, para tener en cuenta las condiciones metereológicas; entre opciones diferentes de viajar en carretera (a pie, marcha militar rápida, a caballo...), así como distintos navíos para los traslados por río y por mar. También es posible elegir el camino más corto, el más rápido y el más económico, y hasta la cantidad de bienes que se quieren transportar.

Curioso resulta que en tierra, el ratio de coste crece mucho más rápido que el tiempo. La razón estriba en que para los romanos era mucho más sencillo trasladarse hasta lugares lejanos y conquistarlos que trasladar bienes.

Con todas estas variables juntas esta plataforma, diseñada por el profesor de clásicas Walter Walter Scheidel y el especialista en Humanidades Digitales Elijah Meeks, ambos de la Universidad de Stanford, consigue recrear fielmente el modo en el que los romanos percibían el tiempo y la distancia. De hecho, está pensada para reflejar el coste y la velocidad en lo que se conoce como un «cartograma de distancia dinámica».

La inspiración para crear Orbis le vino a Scheidel de un mapa interactivo del metro de Londres que, en lugar de la distancia, representaba el tiempo real del viaje, Meeks se incorporó al proyecto después.

Para ello, se basaron en el Edicto sobre Precios Máximos del emperador Diocleciano del año 301 dC, que proporcionaba la información del coste de de la mayoría de los bienes del Imperio. Asimismo, incorporaron los datos de latitud y longitud del proyecto Pleiades ( https://pleiades.stoa.org/), un diccionario geográfico en línea de lugares antiguos, y las redes de carreteras del Atlas de Barrington del mundo griego y romano.