Adrià vence a Almodóvar

CELIA FRAILE | MADRID
Actualizado:

No todo son flores para la cultura. Por más que la ministra Sinde afirme que el cine es el mejor de nuestros embajadores, y su departamento eche el resto con la cinematografía, una encuesta de expertos y gestores culturales realizada por la Fundación Contemporánea arroja otros resultados.

Este nuevo Observatorio de la Cultura se ha estrenado realizando una radiografía actual de la cultura en nuestro país, a través de una encuesta realizada a un panel de expertos, entre los que se encuentran directores de museos, responsables de fundaciones, comisarios de exposiciones, gestores culturales, escritores, artistas, editores, cineastas, músicos o arquitectos.

En su valoración, la gastronomía ha obtenido la mejor calificación. Un 8,1 sobre diez les ha merecido su momento actual de creación, seguido de arquitectura (7,3), diseño (6,8) y literatura (6,8), frente a los últimos de la lista, el cine (5,5) y la música, (5,4). Sorprende que los primeros puestos estén ocupados por disciplinas no netamente artísticas, pero el empuje de la gastronomía parece incuestionable. Alberto Anaut, director de La Fábrica, ha indicado que los especialistas «ya daban por hecho que forma parte del mercado cultural español».

Bajo un compromiso de confidencialidad por parte de la Fundación (dependiente de La Fábrica), el panel de expertos también ha reflexionado acerca del Código de Buenas Prácticas, que el nuevo equipo del Ministerio de Cultura ya no aplica en todos los ámbitos y nombramientos. El 53 por ciento opina que es positivo, frente a un 15 por ciento que lo considera negativo. Llama la atención que un 32 por ciento de encuestados haya preferido no contestar (23 por ciento) o dar otras opiniones (9 por ciento).

Los resultados de las diez instituciones más destacadas en 2009 tienen un acento marcadamente contemporáneo. El Reina Sofía (43 %) encabeza la lista, seguido por el Prado (34 %). Éste último es la excepción de este top ten, centrado en la creación contemporánea.

Para captar la percepción del estado actual de la cultura, la encuesta ha recabado la opinión acerca de sus puntos débiles y fuertes, así como sus principales retos. «Las relaciones de la cultura con las administraciones públicas centran el capítulo de los asuntos que necesitan reforzarse», ha explicado Alberto Fesser, presidente de Notodo.com.

Los datos son claros: hay poca difusión internacional (29 por ciento); falta de apoyo, inversión y promoción, pública y privada (27 por ciento), y excesiva influencia de las instituciones públicas (22 por ciento). Estos porcentajes concuerdan con los considerados temas que el sector debe abordar a medio plazo: el escaso nivel internacional de las instituciones y compañías (50 por ciento), la necesidad de profesionalizar la gestión pública (47 por ciento) y conseguir una ley de mecenazgo eficaz (45 por ciento).

Malas expectativas

El año próximo será peor que 2009 para la cultura. La encuesta pone de manifiesto que el 61 por ciento de los cien expertos consultados cree que en 2010 se agudizarán los efectos de la crisis, frente a un 24 por ciento que opina que será mejor.

La entidad también ha consultado los efectos negativos en 2009. El 68 por ciento opina que la crisis ha afectado en cuanto a presupuestos, proyectos y calidad, aunque un 12 por ciento piensa que la mala situación económica favorece la creación cultural y elimina proyectos menores.