La tumba de Anfípolis está situada al norte de Grecia
La tumba de Anfípolis está situada al norte de Grecia - abc.es
grecia/arqueología

Descubren un misterioso laberinto subterráneo en la tumba de Anfípolis

Podría tratarse de una necrópolis con cientos de tumbas conectadas entre sí

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La tumba de Anfípolis, al norte de Grecia no deja de generar informaciones. si recientemente era noticia por el descubrimiento de la cabeza de una de las dos esfinges que custodian la entrada de este templo funerario de la época de Alejandro Magno, ahora una nueva exploración ha dado con una misteriosa red de túneles subterráneos e interconectados formando una especie de laberinto.

Los investigadores hicieron este descubrimiento tras realizar un escáner geofísico de la zona donde se localiza el túmulo de Kasta. Los arqueólogos, pertenecientes a la Universidad Nacional de Salónica, mostraron su sorpresa por la magnitud de esta red de corredores subterráneos, según Ancient Origins.

El director de la exploración, Gregory Tsokas, cree que estos resultados pueden verse alterados por distintos factores, entre los que destacan la densidad de los estratos y rocas que componen el montículo y el ruido natural de la zona, por lo que se podría llegar a generar una imagen distorsionada del interior de la tumba.

No obstante, en caso de que se confirme la presencia de esta red de túneles, sugiere que podría tratarse de una necrópolis con cientos de tumbas conectadas entre sí, refutando la creencia de que la tumba de Anfípolis era individual.

Se espera que los resultados completos se hagan públicos en las próximas dos semanas.

La tumba de Anfípolis fue descubierta en 2012 y es el mayor monumento funerario de Grecia. Anfipolis es una ciudad de la Antigüedad en la que se han descubierto rastros de actividad humana desde hace 3.000 años y tuvo una importancia determinante durante la segunda guerra médica con la invasión persa en la que el rey Jerjes quería invadir toda Grecia (480-479 a.C.).En el 480 a.C. el general persa Jerges, al atravesar la zona, enterró vivos a nueve hombres jóvenes y a nueve vírgenes como sacrificio. Un año después, el rey Alejandro I de Macedonia venció en este mismo lugar al ejército persa.