Hallan en Hawái el I-400, el arma secreta de Japón: un portaaviones submarino

Construido al final de la II Guerra Mundial, Estados Unidos lo confiscó y lo hundió para no compartir su tecnología con los rusos en 1946

Actualizado:

Acaban de encontrar en el fondo del Pacífico uno de los pecios más buscados de los últimos años: el I-400, un submarino japonés que la Armada imperial construyó en los últimos años de la II Guerra Mundial como arma secreta. A más de 700 metros de profundidad junto a la isla de Oahu, investigadores de la agencia oceánica de Estados Unidos (NOAA) y del Hawaii Undersea Research Laboratory (HURL) han hallado, a principios de este mes, los restos del submarino, el doble de grande que un U-Boat alemán, de 120 metros de eslora, y que fue torpedeado por los propios norteamericanos después de la guerra para no compartir su tecnología con los rusos. Porque era muy avanzado. Lanzaba tres aviones sin previo aviso en pocos minutos -en un alarde de diseño muy avanzado para la época- con capacidad para bombardear unidades militares o ciudades, al estilo de Pearl Harbor. No hubo otro submarino tan grande hasta la construcción de los sumergibles nucleares. [ Lee la historia completa en el blog Espejo de Navegantes]