La Policía endurece el control del alcohol en la puerta de los pubs

Empieza a no permitir el consumo en vasos de plástico en el exterior de locales

J. M. C.
Actualizado:

Empresarios y trabajadores de pubs y discotecas de la capital cordobesa aseguran que se ha producido un endurecimiento del control policial sobre el consumo de alcohol en la calle. Tanto es así, que ahora los fumadores que quieren salir a la calle tienen que consumir antes su bebida, porque ya no les facilitan vasos de plástico, cuando hasta el momento no existían tantos impedimentos.

Todo se inició cuando se comenzó a aplicar la Ley Antitabaco de 2011. Se cumplió a rajatabla y era constante el flujo de fumadores que salían del interior a fumar a las puertas de los locales con las bebidas en la mano. En un principio, se podían ver algunos vasos de cristal fuera de los locales, aunque enseguida dejó de hacerse y, a cambio, los camareros volcaban la consumición en un recipiente de plástico para seguir bebiendo en el exterior.

Esta situación que se dio en todo el núcleo urbano cordobés y produjo las quejas de los vecinos en los locales nocturnos que trabajan hasta altas horas de la madrugada.

Visitas informativas

Eso justifica que en las últimas semanas se haya endurecido la prohibición del consumo de alcohol en la calle, ya sea en vasos de cristal o plástico. «La Policía Local dice que no se puede hacer botellón, y por eso ahora ya no facilitamos el recipiente para salir fuera», comentó a ABC una trabajadora de uno de esos establecimientos ubicados en el centro de la capital. Y es que Córdoba es una de las primeras ciudades de España donde se ubicaron los «botellódromos», es decir, lugares específicos donde congregarse para beber, fuera de los cuales está por completo prohibido.

«Está claro que en la calle, fuera de terrazas autorizadas y de lugares adaptados expresamente para el botellón, no se puede consumir alcohol, y últimamente la Policía ha estado pasando por pubs y discotecas para llamar la atención a todo aquel que tuviera un vaso de plástico en la mano», comentó, por su parte, Hernán Maritato, responsable de relaciones públicas en varios de los citados establecimientos. «Nosotros nos atenemos a las leyes, como el hecho de que no se pueda fumar en el interior, y tampoco estamos entregando ya los vasos de plástico, aunque los propios clientes nos los pidan», abundó.

Pero, al parecer, si los agentes de la Policía Local se han puesto más estricta con esta norma no ha sido por orden de la responsable política de Seguridad y Vía Pública, Carmen Sousa. «No hay ni endurecimiento de la normativa ni se ha dado orden de que eso sea así», señaló a este periódico. No obstante, la edil puntualizó que «es posible que alguna patrulla haya actuado de oficio, porque se haya encontrado con alguna conducta determinada en algún sitio, pero es que es su obligación», dijo la edil.

Lo cierto es que se han dado ya casos de particulares multados por los agentes de la Policía Local. Algo que se dio, por ejemplo, el 24 de diciembre de 2012 al mediodía, en la calle Fernando de Córdoba, donde se produjo una concentración masiva de persones que iban por la calle bebiendo en vasos de plástico. Lo último que se busca es forzar la situación para volver a esos extremos.

Entre tanto, los empresarios de la noche se preguntan dónde está la diferencia entre un botellón y un grupo de gente que salga a la calle a fumar desde un local. Su impresión es que se está endureciendo el control sobre esa normativa ante las protestas de los vecinos que viven cerca de los locales nocturnos.