José Miguel Viñas es autor de varios libros de divulgación
José Miguel Viñas es autor de varios libros de divulgación - ABC

«Las predicciones a largo plazo de la meteorología popular o científica no son fiables»

José Manuel Viñas explica lo que hay de verdad en los refranes sobre febrero que predicen el tiempo

Que haya llovido el día de la Candelaria no garantiza nada sobre el resto del invierno

MadridActualizado:

¿Qué hay de verdad en los refranes que preciden el tiempo del resto del verano basándose en el mes de febrero? José Miguel Viñas, Físico del Aire y comunicador científico, especialista en Meteorología y temas afines, nos ayuda a aclararlo. Consultor de la Organización Meteorológica Mundial, es vicepresidente de la Asociación de Comunicadores de Meteorología (ACOMET). Ha escrito varios libros de divulgación sobre meteorología y es autor de divulgameteo.es

-¿Por qué febrero es un mes tan inestable?

En febrero empezamos a entrar en la segunda mitad del invierno y el crecimiento de los días, es apreciable, entendiendo como “día” el tiempo que transcurre entre la salida y la puesta de sol. De forma progresiva va incidiendo más radiación solar en el hemisferio norte y esto tiene sus consecuencias en la dinámica atmosférica. Podríamos decir que hay más movimiento en la atmósfera, el aire frío que en los meses de más oscuridad se instaló casi permanentemente en latitudes templadas, empieza su lenta retirada hacia el norte, sometido al empuje de las masas de aire subtropical (más templado), que reivindican su lugar. Fruto de esa batalla entre el frío y la templanza (asociada a temporales atlánticos) resulta febrerillo el loco, un mes habitualmente de tiempo cambiante, que puede mostrar caras muy diferentes.

-¿Los meses previos al cambio de estación son siempre inestables?

En el caso de la primavera y el otoño, habitualmente sí por lo comentado con anterioridad. A medida que nos acercamos las fechas equinocciales, la dinámica en latitudes templadas sufre un ajuste que se manifiesta en esa variabilidad que observamos; la alternancia de lo que popularmente conocemos como buen tiempo y mal tiempo. En el paso del verano al otoño, la estabilidad y ausencia de lluvias propias de la estación veraniega da paso a las primeras incursiones de aire frío, lo que da lugar a actividad tormentosa y la llegada de los primeros frentes tras la pausa estival. En el caso del cambio del invierno a la primavera, la tendencia también suele ser a una mayor inestabilidad atmosférica y a una retirada progresiva del frío.

-¿Las predicciones del refranero sobre el día 2 de febrero tienen fundamento científico? Como el pasado 2 de enero ha llovido, ¿podemos presumir que lo más crudo del invierno ha pasado?

Las predicciones a largo plazo, tanto las de la meteorología popular como las basadas en el método científico (modelos de predicción físico-matemáticos), no son fiables, pero es tanto el interés que mostramos por ellas los seres humanos desde tiempos inmemoriales que no cejamos en el empeño. El que un 2 de febrero una marmota en EEUU haga o no sombra al sacarla de su madriguera, es una divertida tradición que solo debe de quedar en eso, en algo anecdótico, sin ningún tipo de significado en términos de pronóstico del tiempo a largo plazo.

-¿Por qué este modo de predicción en función de que el cielo esté cubierto o soleado, persiste y ha saltado hasta América?

Esta pregunta quizás debería de contestarla mejor un sociólogo. Lo curioso de este asunto es que la tradición se originó hace mucho tiempo en Europa, en los bosques de Francia y Alemania. Allí se tomó la costumbre de observar a los osos al abandonar su letargo invernal, y el hecho de que hicieran o no sombra (que fuera un día soleado o no) se interpretó como un signo del tiempo venidero. La tradición luego saltó a los EEUU, llevada por los colonos que llegaron allí desde el Viejo Continente.

-¿Qué es lo característico de este mes?

Su principal característica es la variabilidad, mayor que la de otras épocas del año. No hay un único rasgo que identifique el mes de febrero, de manera parecida a como puede pasar con la lluvia de abril o el calor de julio. En febrero puede hacer mucho frío (el mes más frío de toda la serie climatológica de España es febrero de 1956) o puede haber días de adelanto primaveral, con ambiente suave, incluso con ligero calor. Pueden prolongarse los días con nieblas, los días soleados o irrumpir temporales de lluvia, de viento o de nieve. Lo verdaderamente raro (anómalo) es que salga un febrero con un tiempo parecido durante la mayor parte del mes.

-¿Entonces es cierto lo que dice el refranero: "febrero loco, ningún día se parece a otro"?

Este refrán constata lo que observamos normalmente: que el tiempo en el mes de febrero suele ser muy cambiante.

-¿Y qué hay de este otro: "Siempre se vio en febrero lo contrario que en enero"?

En enero son características las calmas. Días de tiempo anticiclónico, fríos, despejados y/o con nieblas, con heladas nocturnas, que abarcan la mayor parte del mes. En febrero es mucho más difícil que perdure un mismo tipo de tiempo.

-¿Y esta predicción: "Si en febrero caliente estás en Pascua tiritarás"?

Este es uno de tantos refranes que anticipan el tiempo a largo plazo. No tiene fundamento científico. Puede haber un mes de febrero templado y una Semana Santa también templada o con calor. El hecho de que los contrastes que apunta el refrán se hubieran observado algunas ocasiones por nuestros antepasados es lo que terminó convertido en ese dicho, transmitido oralmente de generación en generación hasta nuestros días.

-¿Nieblas en febrero, abril llovedero?

Igual que en el caso anterior, el hecho de que tengamos un mes de febrero con nieblas no implica que el mes de abril vaya a ser más lluvioso de lo normal.

-"Sol de febrero, rara vez dura un día entero", ¿es cierto?

En febrero todavía hace frío y el contenido de humedad del aire es mayor que en los meses de calor, por lo que aunque tengamos una situación anticiclónica no será raro que haya nieblas a primeras y últimas horas, por lo que el sol únicamente estará presente en las horas centrales del día.