El refranero dice que si llueve en la Candelaria, lo que queda de invierno será más suave - Fotolia

¿Por qué hoy, 2 de febrero, es un día clave para el invierno?

Según el refranero, como hoy llueve, este año lo peor del frío habría pasado

MadridActualizado:

El 2 de febrero coincide con el ecuador del invierno. Desde el 21 de diciembre, que marca su comienzo, han transcurrido el mismo número de días que faltan para la llegada de la primavera. Desde antiguo, este día ha sido una fecha clave para los agricultores, que miraban al cielo, a falta de otras predicciones más fiables, para tratar de averiguar si podían iniciar la siembra.

Este día se celebra la fiesta de la Candelaria, y las observaciones recogidas por la sabiduría popular han quedado reflejadas en el refranero, un registro con muchos años de solera. “Si por la candelaria plora [llueve], ya está el invierno fora. Y si no plora, ni dentro ni fora. Pero si da en reír [hacer sol], el inverno por venir. Y si no ha nevado y quiere nevar, invierno por comenzar”.

De acuerdo con las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología, mañana habrá lluvias generalizadas, por lo que, lo más duro del invierno habría pasado, de acuerdo con el refrán.

A principios de febrero, los días ya tienen una hora más (por San Blas, día 3, una hora más), y las gélidas noches de enero, que suelen ser despejadas, se van acortando. De ahí que en la Candelaria se celebre el triunfo de la luz. Con los días más largos, la tierra se va calentando y las temperaturas comienza a suavizarse. De hecho, los mínimos nocturnos de temperatura se suelen registrar a finales de enero y primeros de febrero, y a partir de aquí las temperaturas diurnas suelen ir en ascenso. Por eso la Candelaria marcaba el momento de volver a sembrar los campos, después de dejar atrás la primera mitad del invierno, más fría y oscura. Pero había que estar seguro antes de sembrar y para ello había que echar mano de los registros orales para predecir cómo sería el tiempo. De lo contrario, las heladas podían arruinar la cosecha. De nuevo el refranero marca la pauta: “Más vale ver al lobo entre las ovejas que el sol el día de Candelas”.

Por la trascendencia de ese día sobre la agricultura, en los países de tradición católica en la Candelaria, Patrona de la isla de Tenerife, se celebra la fiesta de las candelas o del triunfo de la luz, durante la cual se bendecían velas que luego se guardaban en las casas para alejar los malos espíritus y las tormentas, sobre todo de granizo, que podían dañar las cosechas.

Esta tradición está presente también en Estados Unidos y Canadá, aunque en este caso es una marmota llamada Phil la encargada de predecir el tiempo. En la fiesta de la marmota, Los granjeros se sirven de estos roedores para predecir el tiempo. Las marmotas, como los osos, hibernan durante los meses fríos del laños y desde antiguo, tanto en el Viejo como en el Nuevo Continente, se ha observado su comportamiento en este día especial. La televisión estadounidense transmite esta tradición en la que a primera hora de la mañana se saca de su madriguera a una marmota, apodada Phil. Si hay sol y el roedor ve proyectada su sombra, quedan seis semanas más de invierno [la candelaria da en reír, según nuestro refranero, el invierno por vernir]. Si amanece cubierto y Phil no proyecta ninguna sombra, lo peor del invierno ya ha pasado.

Aquí en España las cigüeñas han sido siempre un buen indicador, como recoge otro refrán: Por San Blas (día 3) la cigüeña verás, y si no la ves mal año es. Y es que estas aves migradoras pasan el invierno en el Sur (África, subcontinente indio y Península arábiga. Y vuelven para nidificar al Norte, cuando barruntan que el tiempo será propicio. Por eso su retraso presagia que el invierno seguirá siendo frío.