F. O.  Arsuaga muestra un hueso del  cráneo C15, de un Homo heidelbergensis de hace 500.000 años
F. O. Arsuaga muestra un hueso del cráneo C15, de un Homo heidelbergensis de hace 500.000 años

Homo antecessor practicaba el canibalismo de forma habitual

Los últimos hallazgos de Atapuerca demuestran que hace 800.000 años Homo antecessor practicaba el canibalismo de manera habitual. El equipo de investigación ha encontrado numerosos fósiles con marcas

MAR GONZÁLEZ ATAPUERCA (BURGOS).
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los últimos hallazgos de Atapuerca demuestran que hace 800.000 años Homo antecessor practicaba el canibalismo de manera habitual. El equipo de investigación ha encontrado numerosos fósiles con marcas de descarnación y las herramientas utilizadas que avalan la teoría de que el grupo humano asentado entonces en la sierra burgalesa canibalizaba a los otros grupos y, en concreto, a los individuos más jóvenes.

La campaña de excavaciones ha sacado a la luz diez nuevos restos de Homo antecessor que corrigen la actual teoría sobre el canibalismo de esta especie de homónido. Eudald Carbonell, codirector de Atapuerca, explicó ayer que hasta ahora se pensaba en un «evento corto y puntual de canibalismo entre miembros de la misma especie y grupo» pero los fósiles hallados indican que aquí «vivió durante centenares de años un grupo de caníbales que tenían una costumbre cultural que iba más allá de lo gastronómico».

Hasta el momento se han encontrado restos de diez individuos de Homo antecessor, en su mayoría niños. Una cuestión «intrigante y curiosa» que se estudiará en el marco teórico de que «los grupos establecidos en Atapuerca canibalizan a los grupos que se instalan en su entorno». Y lo hacen con una industria lítica de cuarcita y silex peculiar, «unos cuchillos con borde abrupto y filo muy marcado» que representan el 30% de las herramientas encontradas.

Se trata de una nueva teoría que da un «vuelco científico» al conocimiento de Homo antecessor del que, desde 1994 hasta ahora, se han obtenido restos de diez individuos aunque se espera incrementar sustancialmente esta cifra en el futuro. En este sentido, José María Bermúdez de Castro, codirector de Atapuerca, explicó que este año se ha realizado un nuevo muestreo en el estrato Aurora del nivel TD6 de la Gran Dolina, a 15 metros del lugar donde aparecieron los restos anteriores.

Los hallazgos demuestran la presencia de Homo antecessor en toda la cueva, lo que hace augurar un «auténtico festival» y la posibilidad de encontrar decenas de individuos de esta especie única en el mundo. Bermúdez de Castro dejó claro que la excavación en extensión del estrato Aurora no será posible hasta que acabe la investigación de los niveles superiores. Teniendo en cuenta la importancia de este yacimiento, el codirector avanzó la posibilidad de ampliar el periodo de excavación, que en la actualidad es de mes y medio, para avanzar más rápidamente en el conocimiento del Homo antecessor. Este miembro del equipo de Atapuerca, que dirige además el Centro de Investigación de la Evolución Humana, espera que esta ampliación sea posible cuando se complete la creación de este nuevo organismo en Burgos y pueda disponerse de equipo suficiente para excavar durante 3 ó 4 meses.

La Sima de los Huesos, por su parte, ha demostrado una campaña más ser una de las joyas de Atapuerca donde se han encontrado, entre otras cosas, la mitad de todos los fósiles de huesos de las manos que se conocen. Juan Luis Arsuaga, uno de los codirectores, destacó el descubrimiento de los huesos de la palma de una mano, un conjunto que sólo puede compararse con la mano 0H7 de Tanzania. Arsuaga destacó que descubrimientos así ofrecen «valiosa información sobre el movimiento de los cadáveres, cómo han llegado ahí, cómo se han acumulado...» lo que permite profundizar en el «ritual» seguido en este lugar hace 400.000 años.