Algunos billetes de peseta antiguos
Algunos billetes de peseta antiguos - ABC

¿Qué científicos llevábamos los españoles hace años en la billetera?

Las antiguas pesetas rindieron homenaje a cuatro hombres de ciencia: Santiago Ramón y Cajal, José Echegaray, Celestino Mutis y Jorge Juan

Pedro Gargantilla
Actualizado:

El peligro de la desmemoria siempre gravita sobre los hechos y personajes históricos, especialmente si se trata de científicos. Para evitar este descrédito, hace unos meses el Banco de Inglaterra instigó a sus ciudadanos a proponer nombres de científicos ingleses para ilustrar el próximo billete de cincuenta libras esterlinas.

Hace años, cuando todavía había pesetas, el Banco de España tuvo una iniciativa similar y honró a cuatro de nuestros científicos en billetes de curso legal.

El primero vio la luz en 1935, tenía un valor de cincuenta pesetas y en él aparecía la efigie de Santiago Ramón y Cajal (1852-1934).

Un Premio Nobel en los billetes de mil

El segundo llegó varias décadas después -en 1971-, fue dedicado a José Echegaray (1832-1916), nuestro primer Premio Nobel (1904), que aparecía en los billetes de mil pesetas.

Además de literato –llegó a ocupar el sillón “e” minúscula de la Real Academia- Echegaray era ingeniero, matemático, político y divulgador científico.

Cuando la Academia Sueca le concedió el preciado galardón, los españoles, lejos de vitorearlo y festejarlo como si de una fiesta nacional se tratase, casi nos amotinamos.

Los primeros espadas literarios del momento, los hermanos Machado, Valle Inclán, Unamuno, Pío Baroja y Azorín pusieron el grito en el cielo y garrapatearon incendiarios panfletos.

Sus “compañeros de letras” se ensañaron con el laureado y le bautizaron con el sobrenombre de “viejo idiota” y despreciaron hasta la saciedad su dramaturgia. A decir verdad son pocos los que sabrían decir que “El gran galeoto” es su obra más emblemática.

En el aspecto científico el reconocimiento que obtuvo fue mayor. Julio Rey Pastor, el mejor matemático español, llegó a afirmar que las matemáticas españolas comienzan con Echegaray.

Ramón y Cajal no se quedó atrás, se deshizo en halagos y le calificó como “el cerebro más fino y exquisitamente organizado de la España decimonónica”.

El Quinto Centenario con Celestino Mutis

La conmemoración del Quinto Aniversario del Descubrimiento (1992) justificó la emisión de un billete de dos mil pesetas dedicado a honrar la memoria del naturalista Celestino Mutis (1732-1808).

Fue un hombre polifacético, en su tarjeta de visita debería aparecer sacerdote, botánico, matemático, geógrafo, médico y docente. En 1860 viajó a América en donde este eximio gaditano desempeñó varios puestos de especial relevancia. Entre sus logros científicos se encuentra la clasificación taxonómica de la flora del Nuevo Mundo.

En el billete que honraba su figura aparecía con una lupa en la mano derecha con la que examinaba una especie floral que sujetaba con la izquierda; mientas que en la parte posterior del billete se representaba una de las puertas de acceso al Jardín Botánico de Madrid.

Espía, científico y marino

En 1992 también vieron la luz unos billetes de diez mil pesetas que en su anverso mostraban el busto del rey Juan Carlos I y la Casa de América, mientras que en el reverso aparecía el retrato del marino Jorge Juan y Santacilia (1713-1773) junto a cálculos geométricos sobre la imagen de un barco.

Su fama como matemático se debe, entre otras muchas cosas, a la medición del meridiano terrestre en Quito y en las cercanías del Polo Norte. Fue uno de los primeros en demostrar que la tierra no era redonda, sino que estaba achatada por los polos.

En 1747 Jorge Juan viajó a la capital inglesa para llevar a cabo labores de espionaje para la Corona española, ocultándose bajo tres personalidades diferentes: Mr. Sublevant, librero y comerciante de libros extranjeros, Mr Montmor, marino y científico y Mr. Jogues.

A pesar de todas estas medidas fue descubierto por los servicios de contraespionaje inglés, pero eso ya es otra historia…

Pedro Gargantilla es médico internista del Hospital de El Escorial (Madrid) y autor de varios libros de divulgación