La oveja Dolly, con su primer cordero: Bonnie. Nació en 1998
La oveja Dolly, con su primer cordero: Bonnie. Nació en 1998 - Efe
CLONACIÓN

Los curiosos partos de la oveja Dolly: un cordero en el primero, mellizos en el segundo y trillizos en el tercero

La primera oveja clonada de la historia, nacida en Escocia, tuvo seis «hijos» de una manera muy original

Actualizado:

A simple vista no era nada especial: blanca, de morro afilado y lana espesa. Sin embargo, detrás de Dolly se escondía algo más que un simple animal de granja: este ovino ha pasado a la historia como la primera oveja clonada de la historia. Tal día como hoy, pero de hace 18 años, un tierno corderito vio la luz después de 148 días de gestación. Aunque en su aspecto no se observaba nada fuera de lo normal, Dolly guardaba en su historial un proceso de creación que no respondía al sistema natural de reproducción.

Y es que esta famosísima oveja tiene «dos madres». Es posible afirmar esto puesto que el experimento llevado a cabo por los científicos Ian Wilmut y Keith Campbell del Instituto Roslin de Edimburgo necesitó dos animales diferentes de esta especie para concluirse. A una primera madre se le extrajo una célula a la que se quitó el ADN, que se implantó en otra célula previamente «vaciada» de otra oveja, concretamente en un óvulo. El material genético se unió a la célula receptora a través de impulsos eléctricos, los mismos que activaron al óvulo para que inicase su división. De esta manera, aunque otros cinco ovinos habían sido clonados con anterioridad, el caso de Dolly es especial: con ella no fue necesaria la fertilización con esperma.

La vida de esta oveja transcurrió siempre en Escocia –país donde estaba ubicado el Instituto que la vio nacer–, y se desarrolló con total normalidad. Quizá la curiosidad más destacable es su «árbol genealógico», puesto que tras ser cruzada con un macho tuvo varios partos: del primero nació un único cordero, del segundo nacieron mellizos, y del tercero... trillizos.

Debate ético

La clonación de Dolly supuso un gran avance científico que motivó reacciones contrarias a ella. Pronto se abrió un controvertido debate ético en el que se llegó a calificar al proceso como una «profanación de la genética». Algunos incluso llegaron a afirmar que se había abierto la veda al «duplicado» de personas, aunque otros veían en ella la puerta abierta a una gran cantidad de posibilidades médicas.