Cultura

Miyamoto: «Mi infancia fue analógica, jugaba al béisbol y daba volteretas»

Día 25/10/2012 - 19.27h
Temas relacionados

El creador japonés habla desde Oviedo, donde mañana recoge el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades

efe
Shigeru Miyamoto, en Oviedo, durante su rueda de prensa

Shigeru Miyamoto es japonés. Y qué quieren que les diga, a mí los japoneses me parecen unos tipos raros. De extrañas costumbres. A las malas, les da por inmolarse espanzurrando su avión contra un portaaviones, o desventrándose con una katana por aquellas cosas del honor. A las buenas, se recorren medio mundo, siempre cámara fotográfica en mano y en compaña, o se dedican a inventar artilugios, casi siempre pequeñitos y que valen para las cosas más extrañas.

A Miyamoto no le dio, afortunadamente, por ganarse la vida (es un decir) como kamikaze ni como samurái. Miyamoto es de los que prefieren inventar. Pero es un tipo raro. Hay que serlo para nacer en una ciudad japonesa y que te guste la música country. O para pasarse media infancia y media adolescencia triscando por los montes y las cuevas de su tierra chica.

Dice que sus padres eran bastante severos, y ya saben ustedes que la habitación roja o el cuarto oscuro hacen volar la imaginación. La de Miyamoto, diseñador industrial, voló como una golondrina y no solo eso, ha hecho volar supersónicamente la de medio mundo enganchado a ese cachondo y buenazo que es Mario Bros, a esa Zelda legendaria, protagonistas de dos de los videojuegos más famosos y vendidos de la historia.

En los ratos libres que le deja su empresa, Nintendo, de la que es un altísimo directivo, Miyamoto se entretiene tocando el banjo, con los perros y, según cuenta la leyenda, midiendo con un metro todo lo que se le pone a la vista. Y cuando vuelve otra vez al tajo inventa también juegos para iniciarse en la música, la educación física y hasta los ejercicios mentales.

Y todo sin violencia. Quizá por ello a este diseñador industrial y actualmente uno de los máximos dirigentes de la empresa Nintendo le llamen el Walt Disney de los videojuegos, y seguro que este pacifismo (en un mundo el de los videojuegos donde suele chorrear la sangre) haya sido decisivo para que se le haya concedido el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades.

El propio Miyamoto cree que el videojuego es una herramienta de comunicación, y también ha recordado su infancia analógica (nació en 1952): «De niño lo que más me gustaba era jugar al béisbol y sobre todo estar en contacto con la Naturaleza, meterme en los ríos, coger peces, subir por las montañas y dar volteretas. Hoy, la mayoría de los niños no pueden hacer eso pero tienen otras muchas posibilidades. A mí me gustaba sobre todo lo analógico no me interesaba especialmente el mundo digital… hasta que por primera vez usé un ordenador, me produjo muchísimas sensaciones, pero creo que los niños deben jugar de forma analógica, no solo digitalmente».

El creador japonés también tiene claros otros perfiles de este invento lúdico que ha cambiado vidas y costumbres de mucha gente: «Sí, se puede decir que los videojuegos crean un mundo y el jugador puede interactuar y cambiar ese mundo, y son como nuestras mascotas virtuales. Además otros videojuegos nuestros son formativos e incitan a que las personas mejoren, estudien, aprendan. En Nintendo queremos cambiar y mejorar a la familia en el salón, queremos algo mejor, no se trata solo de vender».

Igualmente, defiende que no estamos ante un medio que resulte peligroso, como a menudo se dice: «Un videojuego es tan solo una herramienta y su bondad o maldad depende del uso que se haga de ella. Yo creo que si hace un buen día, si hace buen tiempo un niño no debe estar todo el rato ante un videojuego, creo que debe salir a la calle con otros niños».

Por último, Sigheru Miyamoto recuerda que él «quería ser dibujante de manga, y los mangakas, los autores, siempre meten mucho de ellos en sus historias, como hacía Hitchcock cuando salía en sus películas. Yo hice lo mismo con Mario Bros, llenarlo de mí. Hace años hicieron un estudio sobre si Mario había llegado a ser ás famoso que Mickey Mouse. Para mí fue una sorpresa la comparación, Mario apenas llevaba unos años vivo… y por cierto, siempre me ha encantado Mickey Mouse».

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

NATIVIDAD PULIDO Es uno de los artistas más singulares del Renacimiento español. Se dedicó exclusivamente a la pintura religiosa, pero fue tremendamente original
Cortos más vistos FIBABC 2014
«Mi momento»
«Mi momento»
Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
A. MUÑIZ Una retrospectiva de la aviación a través de fotos, dibujos e ilustraciones, desde los pioneros al turismo de masas
Lo bello
lo útil

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.