Viñedos quemados en el condado de Napa, una de las zonas vinícolas más ricas del país - AFP

«Cenizas y huesos», así es el paisaje devastado que deja el fuego en California

La lista de muertes y desaparecidos sigue aumentado y supera ya las 400 víctimas

AGENCIASActualizado:

El Estado de California se enfrenta a uno de los peores incendios forestales de su historia. Un ejército de 8.000 brigadas trabaja contra los veinte fuegos declarados, en las peores condiciones posibles: con vientos de más de 100 km/hora y un ambiente extremadamente seco. Al menos, 35 personas han muerto en el Norte de California, cuatro centenares de personas permanecen desaparecidas y 20.000 han sido evacuadas. Solo en el condado de Sonoma hay 400 personas que aún no han sido localizadas y no se sabe si están vivos o muertos.

Algunas personas han perdido la vida mientras dormían y se vieron rodeados por las llamas; otros solo tuvieron unos minutos para escapar, dejando todo atrás. En una rueda de prensa, el alguacil del condado de Sonoma, Robert Giordano, detalló que solo en su territorio se han encontrado 17 cadáveres, de los cuales diez han sido identificados y corresponden a personas de entre 57 y 95 años.

Barrios en ruinas

El funcionario especificó las dificultades que entraña la identificación de los fallecidos, ya que, mientras algunos restos humanos estaban intactos, otros eran «meramente cenizas y huesos». A medida que los cuerpos de emergencia se adentren en el terreno calcinado, donde barrios enteros han quedado en ruinas, se teme que pueda aumentar la cifra de víctimas mortales.

A la pérdida de vidas humanas se suman las materiales, con 3.500 hogares convertidos en ruinas. En el valle de Napa, donde está la mayor producción del vino de calidad del país, más de 5.000 personas han sido evacuadas y las pérdidas se prevén millonarias.

En la zona del vino

Y lo peor aún está por llegar. El viento sigue atizando un fuego que, lejos de estar controlado, amenaza con seguir reduciendo la vida a cenizas y escalar más hacia el norte pese a llevar más de 77.000 hectáreas arrasadas. Uno de los focos más preocupantes es el de Tubbs, que ha crecido hasta alcanzar una superficie calcinada cercana a las 14.000 hectáreas en el condado de Napa.

El foco mayor es el de Atlas, en los condados de Napa y Solano. El fuego llegó a alcanzar algunas áreas de Santa Rosa, una ciudad de 175.000 habitantes que está situada a unos 90 kilómetros al norte de San Francisco.