Informe PISA: Los alumnos españoles, a la cola de la OCDE en «resolución de problemas»

Actualizado:

El rendimiento medio de los alumnos españoles en «resolución de problemas» en PISA 2012 es de 477 puntos, 23 puntos por debajo de la media de la OCDE (500 puntos). España ocupa el puesto 29 entre los 44 países que han realizado esta prueba y el 23 entre los 28 de los que pertenecen a la OCDE.

Así lo reflejan los nuevos datos del informe PISA 2012, que dan a conocer este martes en Madrid el propio director del programa internacional de evaluación de alumnos, Andreas Schleicher, junto a la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio.

Según han avanzado fuentes del Ministerio de Educación, la puntuación media obtenida por España se corresponde con el nivel 2 de competencias de los seis establecidos en PISA, de manera que un alumno medio español de 15 años sería capaz de interpretar en un mapa de carreteras la ruta más corta cuando el tiempo de cada itinerario viene dado; podría seleccionar de un desplegable el mejor punto de encuentro para tres personas que viven en diferentes lugares, teniendo en cuenta diferentes condiciones, como hora de salida o climatología, o comprar el billete más barato, combinando metro-autobús y tren en una ciudad en la que nunca han estado.

Sin embargo, tendría dificultades para comprar la combinación de billetes anteriores si surgieran complicaciones como perder uno de los medios de transporte, tener que pagar una penalización, retrasos, etc. Tendría también problemas para manejar y programar aparatos electrónicos complejos aunque cotidianos, como un mp3, un robot aspiradora o el termostato del aire acondicionado y calefacción.

De acuerdo con los datos publicados este martes, el,porcentaje de alumnos rezagados en la competencia de resolución de problemas en España se sitúa en el 28,5%, mientras que solo el 7,8% logra estar entre los alumnos excelentes.

Por otra parte, los resultados obtenidos por los estudiantes en las pruebas digitales de matemáticas (475 puntos) y lectura (466) son inferiores a los del promedio de la OCDE participantes en esta modalidad, 497 y 496, respectivamente.

El director de PISA, Andreas Schleicher, ha apuntado que en las dificultades de los alumnos españoles no hay diferencias sociales, regionales o por centros, sino que «muchos estudiantes en muchas regiones tienen esos problemas», lo que ha achacado al hecho de que la enseñanza en España «se centra demasiado en la reproducción» de los conocimientos que se adquieren y no en extrapolarlos para resolver situaciones prácticas. En este sentido, ha advertido de que «la empleabilidad no depende solo de recordar lo que se ha aprendido, sino de aplicar las destrezas en la resolución de problemas».

Schleicher ha indicado que los países con mejor rendimiento son aquellos que otorgan a sus centros mayor autonomía, así como los que cuentan con sistemas en los que se comparan de forma pública los resultados de las evaluaciones, por lo que ha sugerido que es necesaria «una combinación de autonomía y alto nivel de transparencia».

«Ya sabíamos que en las matemáticas, lengua y ciencias teníamos pobres resultados, pero son aún peores en resolución de problemas», ha comentado por su parte la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio.

Metodología de enseñanza «anticuada»

La número dos del Ministerio ha añadido que, además, no hay una alta correlación entre las pruebas de conocimiento y las de resolución de problemas, es decir, que una buena nota en matemáticas no significa necesariamente que también se obtenga buen resultado en resolver problemas, lo que a su juicio se debe a «la metodología» que se aplica en las aulas, que considera «anticuada», más centrada en la adquisición de conocimientos que en la resolución de problemas complejos, desarrollar un pensamiento crítico y trabajar en equipo.

En ese sentido, Gomendio sostiene que la Lomce supone un «cambio radical», en el que los currículos no se limitan a un listado de contenidos, sino que se basa en estándares de aprendizaje y criterios de evaluación, y se introducen pruebas homogéneas para evaluar a los alumnos.

Para lograr esta transformación, ha insistido en que para los profesores «es un reto que tienen que liderar» y en que el Ministerio pone a su disposición autonomía para docentes y directores, así como una plataforma digital en la que tendrán cursos para enseñar la adquisición de competencias y para que puedan compartir sus aportaciones y las buenas prácticas se difundan con rapidez.

Los resultados en PISA sobre resolución de problemas se añaden a los difundidos el pasado 3 de diciembre, en los que los estudiantes españoles obtuvieron 484 puntos en matemáticas, frente a 494 de promedio de la OCDE; 488 en lectura, ocho menos que la OCDE, y 496 en ciencias, cinco menos que la media de la organización de países desarrollados.