Sociedad

Sociedad

El día que Jeff Bezos buscó a su familia en Villafrechós

Día 16/08/2013 - 01.40h
Temas relacionados

ABC recorre el pueblo donde están los orígenes familiares del fundador de Amazon y nuevo dueño del «Washington Post»

Hasta que en 2010 aparecieron en Villafrechós (Valladolid) «varios americanos con cochazos y seguridad», solo dos acontecimientos son recordados en los anales de la comidilla de este pueblo. En 2006, una «caravana del amor» revolucionó a los hombres del lugar gracias a 90 solteras de buen ver. Antes, 17 locales murieron «por Dios y por España» en la Guerra Civil, según recuerda una placa instalada en la iglesia. Por eso, cuando hace tres años llegó la comitiva estadounidense y preguntaron dónde había algún Bezos, la sorpresa debió ser máxima.

El líder de la expedición norteamericana era Jeff Bezos, fundador de Amazon y, desde hace un semana, dueño del «Washington Post», que se desplazó hasta un pueblo situado a casi 300 kilómetros de Madrid y más de 50 de Valladolid para encontrarse con sus orígenes. Algunos en el cementerio y otros en sus casas.

No hace falta mucha orientación para moverse por Villafrechós, es más, después de dos horas en ese lugar, uno puede desenvolverse con soltura y charlar con familiaridad a algunos de sus 540 habitantes. Félix, «el cartero», vive en su casa nueva, construida en la calle principal; dos viviendas más allá están Fidencio, «el chaquetas», y Gregoria, su mujer; en la calle de detrás del Convento, su hijo Jesús y, en el camino que lleva a la ermita de la Virgen del Cabo, Herminio, «el antiguo carnicero». Por último, al lado del templo, Jesús «tiedrano». Todos tienen en común el apellido Bezos, todos son familia de Jeff Bezos.

«Todos los Bezos provienen de la misma rama, y todos son de Villafrechós y Palazuelo de Vedija», explica Salvador Fernández Martín, alcalde del segundo municipio, situado a diez minutos del lugar al que una mañana llegó Jeff. Aunque los registros de la iglesia desaparecieron en 1953, un documento elaborado por personal del ayuntamiento de Palazuelo fecha la presencia del primer Bezos en torno a principios del siglo XVI.

Doña Adela Bezos Lobato falleció en 1937, es la lápida más antigua fechada en el cementerio de Villafrechós. Puede que fuera hermana del tatarabuelo de Jeff, porque ese señor vivió en la localidad vallisoletana, donde tuvo varios hijos. Trazar el árbol genealógico de este multimillonario es un trabajo de paseos y charlas con varios vecinos, a los que hay que ayudar con esquemas y repreguntar.

Familia de emigrantes

Félix «el cartero» nos recibe en la puerta de su casa. Pese a que se muestra reticente a hablar, es el primer Bezos que encontramos y poco a poco desgrana lo que sabe. «Varios hermanos de mi padre marcharon a Argentina», explica sin ofrecer más datos. El motivo no es la desconfianza si no el desagradecimiento: «Hace dos años llegó un señor que dijo que era familia, yo le puse en contacto con el alcalde para que viera los registros y nunca me dio las gracias», contesta antes de cerrar. Félix tiene 87 años, las manos grandes, y la boina puesta dentro de su casa.

Fidencio «el chaquetas» es sobrino de Félix y vive a diez metros. Su puerta la abre Gregoria con una pregunta para romper el hielo: «¿Eres la periodista?». Su marido duerme la siesta, pero ella insiste en despertarle para empezar a reconstruir la historia reciente de los Bezos. «El tío de Félix se fue a Argentina, de este pueblo emigró mucha gente, con algunos aún mantenemos contacto», cuenta. Ese emigrante se convertiría, años después, en abuelo de Jeff.

De la Pampa viajó hasta Cuba, donde tuvo a su hijo Miguel. «El padre de Jeff se fue a Miami y se enamoró de una estadounidense que tenía un hijo», explica Jesús, «tiedrano», en el jardín de su casa. Él es quien está más interesado en contactar con Jeff, son primos lejanos y no pudo verle cuando vino a España. Según cuenta y después se ha confirmado a través de la hemeroteca, Miguel Bezos conoció a Jacklyn, que a los 17 años había tenido un hijo, Jeffrey, se casó con ella y dio los apellidos a Jeffrey que se convirtió en Jeff Bezos. «Actuó como un hombre aceptando a ese niño, es un hijo putativo», cuenta Jesús.

Visita sorpresa y anónima

Aunque las distintas generaciones demuestran que hay mujeres en el pueblo, la ausencia de féminas en las calles de Villafrechós es sorprendente. Después de comer, son varios los vecinos que se juntan en el mesón El Atrio para jugar la partida, solo hombres. Mientras uno hace solitarios, y otro lee «El norte de Castilla», siete señores disputan una especie de mus entre puros y whiskys. Más allá, los gritos de los naipes se entremezclan con el sonido seco de las fichas de dominó, piezas rebotando contra la mesa de hojalata. Y así transcurren las tardes de verano en Villafrechós desde hace años. Eso mismo acontecía el día que apareció una comitiva de coches de alta gama y personal de seguridad.

Solo Félix, «el cartero», y Herminio Bezos hablaron con ellos. Herminio es hermano de Fidencio, «el chaquetas», y, aunque no se encuentra en Villafrechós, cuentan los que le conocen que simplemente dijo: «Ha venido un señor preguntando por los Bezos, que quería saber quién de su familia sigue vivo». A sus primos no les sorprendió la falta de entusiasmo de Herminio ya que «es muy suyo», aseguran.

Lo que todos recuerdan es que hasta Villafrechós se desplazaron «varias personas», que visitaron el cementerio, que, atendiendo a la versión de Félix, le pidieron algunos datos, y se juntaron con Herminio, quizás buscando la complicidad del parentesco. Después, comieron en la Bodega El Baluarte, ahora cerrada «tras una inversión desproporcionada» y se fueron con la promesa de volver.

Aurelio Alonso Cortés se siente un poco «culpable» de la visita de Jeff. Aunque no es familia, hace cuatro años le mandó un correo electrónico explicándole sus raíces. «Nunca me contestó -desvela- pero yo creo que vino por eso». En Villafrechós todos quieren conocer a Jeff. «Si le ve, dígale que soy familia a ver si me ayuda», comenta el hijo de Fidencio y Gregoria. Por su parte, Jesús lo tiene muy claro: «Yo no quiero su dinero, quiero que con el desarraigo que hay ahora Jeff tenga su pueblo».

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

ABC Salud

Averiguan cómo los hijos heredan la ansiedad de sus padres

La clave está en un circuito cerebral hiperactivado desde la infancia que potencia el riesgo genético

El tiempo...

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.