Imagen de Ribó y Colau junto a otros alcaldes en las jornadas celebradas en noviembre en La Coruña
Imagen de Ribó y Colau junto a otros alcaldes en las jornadas celebradas en noviembre en La Coruña - EFE
Política

Colau pasó como gastos de partido el coste de ir al acto por el que Ribó cargó 7.200 euros al Ayuntamiento

Barcelona en Comú admite que el viaje a Galicia por el que la Fiscalía investiga al alcalde de Valencia era una jornada de partido

VALENCIAActualizado:

El Partido Popular ha ampliado la denuncia presentada ante la Fiscalía contra el alcalde de Valencia, Joan Ribó, por cargar como gastos del Ayuntamiento el viaje a un acto de «alcaldes por el cambio» celebrado el pasado mes de noviembre en la Coruña. El desplazamiento de Ribó y su comitiva a tierras gallegos supuso un coste para las arcas públicas superior a los 7.200 euros.

Esta actitud contrasta con la de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que viajó al mismo acto (que finalizó con un mitin del «número dos» de Podemos, Íñigo Errejón) acompañada de doce personas pero pasó los gastos a la su formación, Barcelona en Comú, al entender que se trataba de un acto de partido. El partido que gobierna la ciudad condal desembolsó 684 por el viaje, aunque el grueso de los dirigentes optaron por pagar el desplazamiento de su bolsillo.

Frente a la decisión de Colau y su equipo, Ribó siguió la senda marcada por la alcaldesa de la capital de España, Manuela Carmena. De hecho, el Ayuntamiento de Madrid abonó los cerca de 2.300 euros que costó el desplazamiento y el ajomiento de su comitiva para la asistencia al encuentro de dirigentes locales a las marcas blancas de Podemos. El Consistorio madrileño esgrime que pagó el gasto por la asistencia a las meses técnicas, pero no a los actos políticos. En el caso del Ayuntamiento de Valencia todo el gasto se cargó a las arcas públicas.

Ribó ha anunciado que si resulta imputado por un juez presentará su dimisión como alcalde de Valencia, cargo al que llegó tras las elecciones municipales del pasado mes de mayo tras el pacto alcanzado entre Compromís, PSPV y València en Comú, la marca blanca de Podemos, pese a que el PP fue la formación más votada en la capital de Turia.

[«Desmontando a Compromís», por Fernando Giner]

El PP ha trasladado esa información a la Fiscalía, que ha abierto diligencias por la denuncia y ha puesto el caso en manos de Vicente Torres, fiscal delegado de Anticorrupción. Los populares también aportan declaraciones de algunos dirigentes que admiten el sesgo político de la reunión de alcaldes populistas celebrada a finales de noviembre en La Coruña por la que Joan Ribó cargó 7.200 euros de gastos al Ayuntamiento de Valencia.

Así lo admite el promotor del encuentro, el coruñés Xulio Ferreiro, de En Marea, en un comunicado remitido a los medios para justificar el desembolso del Consistorio coruñés en la recepción a los autodenominados «alcaldes del cambio».

Imagen de Ribó tomada este viernes en el Ayuntamiento de Valencia
Imagen de Ribó tomada este viernes en el Ayuntamiento de Valencia- ROBER SOLSONA

Conforme informó ABC este viernes, Ribó ocultó durante dos meses la identidad de los miembros de la delegación desplazada a La Coruña para participar en un acto de Podemos junto a otros alcaldes populistas, y el coste que tuvieron que asumir las arcas públicas por los desplazamientos, alojamiento y manutención de esas doce personas. El PP no pudo acceder a las facturas hasta finales de enero, dos meses después de celebrarse el encuentro, y acto seguido las llevó a la Fiscalía, que ha abierto diligencias de investigación al alcalde de Compromís.

En cuanto a los asistentes cuya presencia se admitió en dicha comisión, el Ayuntamiento pagó el viaje a La Coruña al alcalde, Joan Ribó (Compromís), la concejal de Cultura, Gloria Tello (Compromís), la concejal de Educación, María Oliver (Podemos), el concejal Roberto Jaramillo (Podemos), el concejal de Innovación Jordi Peris (Podemos), una asesora de Innovación, un asesor de Prensa, una asesora de Cultura, un funcionario de Protocolo, una funcionaria de Recursos Culturales, otra de Patrimonio, y un técnico de la fundación InnDea que dirige Podemos, contratado en enero –un mes después del viaje–.