Francisco Correa, cabecilla de la trama Gürtel
Francisco Correa, cabecilla de la trama Gürtel - EFE

La Audiencia Nacional acepta los 2,25 millones del líder de la Gürtel para asegurar su indemnización

Francisco Correa reconoce que amañó contratos, repartió comisiones y sobornó a antiguos alcaldes y concejales

MadridActualizado:

La Audiencia Nacional ha aceptado la petición del líder de la trama Gürtel, Francisco Correa, de retener 2,25 millones de euros de sus cuentas en Suiza para afrontar una posible indemnización si es condenado en el primer gran juicio a la red corrupta, que comenzó el pasado 4 de octubre. El tribunal de la vista tomó esta decisión en las cuestiones de forma previas a los interrogatorios de los acusados.

Correa, a quien la Fiscalía pide 125 años de cárcel, solicitó al tribunal que liberase esta cantidad de dinero, que se corresponder con la indemnización que le reclama el Ministerio Público por haber saqueado las arcas de numerosas administraciones con sus prácticas corruptas. Esta vista se ciñe a las supuestas irregularidades cometidas entre 1999 y 2005, en Pozuelo, Majadahonda, Madrid, Estepona y las comunidades autónomas de Madrid y Castilla y León.

En las primeras sesiones del juicio, el líder de la trama escenificó sus gestos para intentar colaborar. Fuentes próximas a su defensa informaron de que el objetivo de Correa era alcanzar un pacto con el Ministerio Público a cambio de menos pena de prisión. El cabecilla renunció también a cuestionar la investigación y a pedir la nulidad del juicio, como hicieron otros acusados como el número dos Pablo Crespo.

En su declaración, Correa admitió que amañó contratos públicos y repartió comisiones con el extesorero del PP Luis Bárcenas, que sobornó a los antiguos alcaldes de Majadahonda y Pozuelo de Alarcón Guillermo Ortega y Jesús Sepúlveda, y que financió con dinero negro parte de las campañas electorales en ambos municipios en 2003.

La vista se retoma el próximo lunes, a las diez de la mañana, con la declaración de Crespo, la mano derecha de Correa en la dirección de la trama corrupta, para quien solicitan 85 años de prisión. Correa trató de exculpar a sus socios y empleados, como Crespo, pero cargó con dureza contra Bárcenas, Ortega, Sepúlveda y otros acusados.