Elisabet Mas, fundadora de Washrocks
Elisabet Mas, fundadora de Washrocks - ABC

Hacer la colada desde el móvil y por 10 euros

Una aplicación creada por una joven española promete revolucionar el sector de la lavandería y asegura que tener la ropa a punto será tan fácil «como pedir una pizza»

Actualizado:

Los españoles dedican quince horas al mes de media a tener la colada a punto. Y, para muchos, es una de las tareas domésticas más engorrosas. Terminar con ella es la promesa de Washrocks, una aplicación ideada por una joven española que amenaza con revolucionar el sector de la tintorería y la lavandería con un servicio express, a domicilio y totalmente móvil.

«Nuestra idea es tan revolucionaria como en su día lo fue poder pedir una pizza desde casa. Fácil, cómodo, económico y con la misma o mayor calidad que realizar la colada en casa», asegura Elisabet Mas, su fundadora.

Precisamente la comodidad es el punto fuerte del servicio de esta empresa afincada en Barcelona y recién aterrizada en Madrid. Una vez descargada la aplicación, se puede solicitar la recogida de la ropa con dos horas de antelación y estará lista veinticuatro horas más tarde. Los precios que ofrece también son un aspecto a favor: una bolsa de 5 kilos de ropa por 10 euros, una camisa por 3 o un edredón por 15.

El servicio funciona exclusivamente a través de una aplicación
El servicio funciona exclusivamente a través de una aplicación - ABC

«Nos proponemos algo tan sencillo como cambiar la forma en que realizamos la colada. Queremos mejorar la vida de miles de personas proporcionándoles más tiempo libre, para su ocio, aficiones, estudio, etc. Hemos empezado en Barcelona, pero queremos extendernos por grandes ciudades de todo el mundo», afirma Mas.

El modelo de negocio tiene inspiración americana y ya tras ocho meses de prueba en barcelo los resultados avalan su propuesta: más de 6.000 descargas, 3.000 usuarios activos y cerca de 2.500 pedidos.

«La irrupción de Washrocks en un sector tan asentado como el de las lavanderías y tintorerías supone una ruptura en el mercado actual; un cambio de canal desplazando este modelo comercial tradicional al canal móvil», explican desde la compañía. «Nuestro objetivo es arrinconar definitivamente a la lavadora», concluyen.