El comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici
El comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici - EFE

La UE exigirá hoy a España ajustes para evitar sanciones por el déficit excesivo

Bruselas podría poner en marcha por primera vez el procedimiento que podría acabar en multa

Corresponsal en BruselasActualizado:

La Comisión Europea decide hoy qué hacer con España. En su reunión semanal, el Colegio de Comisarios debe debatir sobre las consecuencias de que el Gobierno español no haya logrado respetar los objetivos de déficit a pesar de las reiteradas advertencias que ha recibido desde Bruselas. Según todos los indicios, se va a poner en marcha por primera vez el procedimiento sancionador previsto para el caso de incumplimiento, aunque todavía dejará margen a España para evitar una multa, que es un extremo que la propia Comisión prefiere evitar.

Según la legislación, lo que se espera que la Comisión apruebe hoy es el primer paso de un largo proceso que solo desembocaría en una sanción si España no atiende las medidas que le impondrá la Comisión para reducir el déficit. A cambio de comprometerse a cumplir esas rigurosas medidas de ajuste, la Comisión está dispuesta también a aplazar al menos un año el objetivo de déficit.

La decisión debe ser aprobada por consenso de todos los miembros de la Comisión y según el entorno del vicepresidente encargado del euro, Valdis Dombrovskis, el contorno del debate se mueve entre la necesidad de lanzar el mensaje de que en el seno de la moneda única se cumplen las reglas del pacto de estabilidad, pero al mismo tiempo se desea evitar un daño mayor a la economía española en un momento muy sensible, teniendo en cuenta la situación política del país.

Según el procedimiento legal, en caso de que se constate, como así ha sido, que España ha incumplido el objetivo de déficit a pesar de las recomendaciones de la Comisión, el ejecutivo comunitario debe emitir una advertencia estricta haciendo notar esa desviación. Eso es lo que según las fuentes consultadas la Comisión aprobará hoy con toda probabilidad.

Esa decisión pone en marcha -y sería por primera vez- el proceso que eventualmente podría desembocar en una sanción económica, aunque ese extremo no es en ningún caso inevitable. En el plazo de un mes después de esta advertencia, el Consejo, es decir, la reunión de ministros de Economía, debe aprobar una lista de exigencias concretas que España debería cumplir inexorablemente para poner fin a esta situación de déficit excesivo.

El principal problema de calendario es que la decisión del Consejo se traslada no a la reunión del Eurogrupo del 24 de mayo, que está ya programada para dirimir la cuestión del rescate de Grecia, sino a la del 17 de junio, que es apenas una semana antes de la fecha electoral en España. Se espera que en esa decisión se incluyan al mismo tiempo las exigencias concretas y el nuevo plazo para cumplirlas, que puede ser un año extra como opinan una parte de los comisarios, o dos como cree el titular de Economía, Pierre Moscovici.

Malestar en la Comisión

Fuentes relacionadas con el caso reiteran que la Comisión no tiene ningún interés específico en perjudicar a España, a pesar de que existe un malestar evidente en los servicios de la dirección general de finanzas que desde el primer momento recomendó en público y en privado al Gobierno que se abstuviese de adoptar ciertas medidas como la rebaja del IRPF en pleno año electoral.

Otros observadores recuerdan que también es año electoral en Francia en 2017 y no sería de extrañar que el actual presidente Francois Hollande crea que una cierta benevolencia en el gasto pueda serle de utilidad. Sin embargo, la situación no puede quedar sin respuesta y la Comisión no puede dejar pasar por alto que las cuentas públicas de España no se han ajustado al objetivo marcado y que ello tiene consecuencias.