Lalo García, en una imagen tomada en 2008, poco después de estallar el caso Afinsa-Fórum
Lalo García, en una imagen tomada en 2008, poco después de estallar el caso Afinsa-Fórum - Gabriel Villamil
Baloncesto

Un fraude originó los problemas de Lalo García

Actualizado:

Primavera de 2006. Las sedes de Afinsa y Fórum Filatélico son intervenidas por la Policía en toda España. Lalo García, comercial de la firma de inversión de sellos desde que abandonara el baloncesto, es uno de los primeros sorprendidos. Sus ahorros y los de sus familiares y amigos están invertidos en esa empresa por consejo suyo y corren serio peligro. Mientras registran la sede de Valladolid, en la que Lalo está presente, el exjugador no sale de su asombro.

El avance de la investigación destapa poco después una estafa colectiva a más de 477.000 familias, entre ellas las de Lalo y muchos de sus allegados. Una estafa que marcó de por vida al exjugador que, como han reconocido estos días alguno de sus amigos, se sentía culpable por haber conducido a la ruina a muchos de los que más quería.

Desde entonces, la vida de Lalo García fue dando tumbos. Fue director deportivo del Baloncesto Valladolid, al que llevó al descenso en 2008. La separación de su mujer también le afectó bastante, aunque sus compañeros de la aseguradora de El Corte Inglés, en la que trabajaba desde hace unos meses, no habían notado ningún cambio significativo en su carácter.

Un mes después de su desaparación, el cuerpo de Lalo García fue encontrado ayer sin vida flotando en el río Pisuerga. Un desenlace fatal para una de las carreras españolas más brillantes del baloncesto español.