El arte de mentir, según Joan Fontcuberta
Una de las fotografías que Joan Fontcuberta expone estos días en Londres - JOAN FONTCUBERTA

El arte de mentir, según Joan Fontcuberta

El fotógrafo expone en Londres «Más raro que la ficción»

Actualizado:

Para Joan Fontcuberta (Barcelona, 1955), el único sincero que existe en esta vida es el que sabe cómo mentir. Las imágenes siempre mienten porque está en su naturaleza interpretar lo que muestran. Con esa máxima de fondo, el catalán ha desarrollado un peculiar estilo fotográfico presente en gran parte de su colección, que se exhibe desde hoy en el museo de Ciencias de Londres.

«Stranger than Fiction» (Más extraño que la ficción) constituye una gran retrospectiva de 30 años de creación que recorre diferentes etapas de su obra, desde los 80 hasta producciones mucho más recientes. Cada uno de sus proyectos independientes, donde se difuminan los límites de lo real y lo irreal, se expone en una sala del museo.

En la primera sala, titulada «Fauna» (1987), el filósofo de la fotografía cuestiona la veracidad el discurso científico, que comúnmente se impone como una verdad absoluta al espectador. Fontcuberta ha trasladado a Londres su obra con Pere Formiguera sobre los hallazgos de un supuesto «oscuro naturalista alemán» de tipo «neodarwinista» que en sus investigaciones se centró en «las anomalías y las excepciones» de la evolución de los animales.

En la serie de «Sirenas» (2000), el artista se inventa el descubrimiento de unos fósiles de una especie desconocida de homínidos acuáticos, «Hydropithecus», parecidos a las sirenas de los cuentos. Mientras que en «Constelaciones» (1993) se muestra bajo la visión de un astrónomo «amateur» interesado en la fotografía. «Me interesa de qué manera impactan en la conciencia del espectador, le sacuden, le agitan, le hacen entender que las fotografías más allá de lo que puedan representar son interpretaciones, no necesariamente un reflejo fidedigno, son formas de ver absolutamente subjetivas", afirmó el artista.

La muestra, que está co-comisariada por el artista con Greg Hobson, conservador de fotografías en el National Media Museum, además de fotografías, reúne filmes, maquetas, informes científicos y material efímero entrelazados para esta exposición.

Durante la presentación, Fontcuberta explicó que eligió la fotografía como modo de expresión artística porque «a diferencia de lo que mucha gente piensa, no es una ventana abierta y transparente en el mundo». Para el artista, «cada vez que pulsamos el disparador de una cámara» creamos una mirada «influida por una cultura tecnocientífica del siglo XIX» que está «obsesionada con la verdad, la memoria, el archivo, la fragmentación».

En torno a esa idea ha creado una prolífica obra que le reportó en 1998 el Premio Nacional de Fotografía y en 2013 el Premio Hasselbald.