Cultura

Altamira: luz verde a las visitas hasta febrero de 2015

Día 13/09/2014 - 01.35h

El estudio realizado en la cueva no ha detectado ninguna relación entre la presencia de turistas y su estado actual

La mano del hombre apenas influye en el estado de las pinturas de Altamira, por lo que el régimen de visitas actual a la cueva seguirá vigente, como mínimo, hasta febrero de 2015. Así lo han confirmado a ABC fuentes próximas a la investigación que encargó el Ministerio de Cultura para conocer el impacto de la afluencia de público a una de las joyas del patrimonio español.

Según las conclusiones de dicha investigación, se puede mantener el régimen de visitas actual hasta febrero del año que viene. En ese momento se estudiará si «interrumpir, mantener o modificar el número de visitas». De la misma forma, «no se ha detectado ninguna relación causa/efecto entre la presencia de investigadores y visitantes» y los imperceptibles cambios que se han producido en la cueva estos últimos meses.

Por esta razón, en la reunión del Patronato del Museo de Altamira que se celebrará hoy se planteará mantener el sistema actual de visitas. Desde febrero de este año, un día determinado de la semana, cinco personas elegidas por sorteo entre los visitantes al museo podían entrar a la cueva. La duración de la visita es de 37 minutos con un itinerario muy definido para cada estancia y una permanencia máxima en la Sala de Polícromos (la de los bisontes) de 10 minutos. De la misma forma, los visitantes tenían que acceder a lo más exclusivo de la cueva ataviados con monos desechables, gorro, mascarillas, así como un calzado especial que facilita el propio museo.

El Equipo Científico asegura haber realizado un informe donde explican que los principales riesgos para la conservación de las pinturas no tiene nada que ver con la acción del hombre. Uno de los mayores enemigos de los ancestrales dibujos es el desarrollo de unas colonias de microorganismos para las que recomiendan «establecer nuevas zonas de control».

El estudio, promovido por el Ministerio de Cultura en el año 2012, ha constatado que el impacto de las visitas ha sido mínimo en las condiciones ambientales de la cueva. Siempre se pensaba que la presencia de humanos en las intimidades de Altamira alteraba la temperatura y la humedad de las galerías, pero se ha demostrado que tampoco es así.

De acuerdo con las explicaciones que darán hoy los expertos al Patronato del Museo de Altamira, los cambios en la humedad relativa se producen en un espacio de tiempo muy corto y se recuperan en una hora. Algo parecido ocurre con la temperatura, que aumenta con las visitas entre 0,15 y 0,22 grados, pero vuelve a la normalidad en apenas dos horas. La concentración de dióxido de carbono (CO2) consecuencia de la entrada de gente tarda algo más en equilibrarse: 8 horas. Sin embargo, «las variaciones naturales de CO2 en determinadas épocas son superiores» a las ocasionadas por el ser humano.

Pérdida leve de color

A pesar de todo, entre 2013 y 2014 se ha localizado una pequeña pérdida de pigmento en la parte sur de la Sala de Polícromos. Una «pérdida de color por lavado» de apenas 1,8 milímetros cuadrados producida por una serie de causas, todas de origen natural, como son la infiltración de agua y la condensación. Tan seguros están de esto en la investigación que aseguran que «el cierre de la cueva no detendría los procesos de deterioro» –mínimos por otra parte– de las pinturas.

Otros factores que perjudican el estado de Altamira son, como se ha señalado, las colonias de microorganismos y el CO2. Para combatir esto, los investigadores ven necesario «instalar» un sistema de ventilación a través de la segunda puerta de la Sala de Polícromos. Esta puerta (que es otra distinta de la que se utiliza para entrar a la puerta), actúa como barrera de entrada y salida de humedad.

De hecho, la apertura y cierre de la puerta de acceso a la cueva, según las mismas fuentes, es la responsable del número de bacterias y hongos que se encuentran en el aire. Algo por lo que ven necesario valorar «conjuntamente el número de personas» que entran «y los tiempos de estancia». Una recomendación que se hace extensible a los propios investigadores.

Estas son las principales conclusiones y recomendaciones que a partir de hoy conocerá el Patronato del Museo de Altamira, que se reunirá por primera vez sin la presencia de Emilio Botín, vicepresidente de este organismo desde junio de 2010 como presidente de la fundación que lleva su nombre.

Radiografía de Altamira

Compartir

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

NATIVIDAD PULIDO Es uno de los artistas más singulares del Renacimiento español. Se dedicó exclusivamente a la pintura religiosa, pero fue tremendamente original
Cortos más vistos FIBABC 2014
«Mi momento»
«Mi momento»
Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
A. MUÑIZ Una retrospectiva de la aviación a través de fotos, dibujos e ilustraciones, desde los pioneros al turismo de masas
Lo bello
lo útil

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.