¿Podría descubrirse vida extraterrestre a través de su sombra estelar?

Un astrónomo español ha ideado una forma de analizar la luz de estrellas filtrada por los cinturones de Clarke, anillos de satélites geoestacionarios, en torno a exoplanetas

Actualizado:

El Universo es tan viejo, 13.800 millones de años, y tan grande, en teoría solo en la Vía Láctea hay 200.000 millones de estrellas, que para muchos científicos es realmente probable que ahí arriba haya civilizaciones alienígenas. Sin embargo, lo cierto es que de momento no hemos podido verlas. ¿Es porque no existen o es porque están ocultas entre las estrellas? Si existen, ¿qué aspecto tiene una cultura totalmente ajena a la humana? ¿Cuál es su nivel tecnológico? ¿Cómo verlas cuando pueden estar situadas a miles de años luz?

En las últimas décadas, los científicos han buscado distintos «tecnomarcadores», huellas de tecnologías extraterrestres, como señales de radio, potentes estallidos energéticos o indicios de la presencia de megaestructuras alienígenas. Ahora, un artículo publicado en «The Astrophysical Journal» y escrito por el astrónomo español Héctor Socas Navarro, investigador en el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), propone buscar huellas de exocinturones de Clarke. El término fue acuñado por el escritor e inventor Arthur C. Clarke para referirse a la banda de satélites geoestacionarios que existe en torno a la Tierra. Y, según el autor del estudio, su presencia podría ser captada en otros planetas si los satélites oscurecieran la luz de estrellas lejanas.