Un cohete nazi, el primero en llegar al espacio

Fue diseñado para atacar a civiles y construido por esclavos, pero se convirtió en el punto de partida de la exploración espacial. Wernher Von Braun, científico de las SS que lo desarrolló, se convirtió en héroe de Disney y de la NASA

Actualizado:

El 3 de octubre de 1942 un trueno rasgó el cielo en una base secreta de la Alemania nazi, cerca de localidad de Peenemünde. Bajo la atenta mirada de un nutrido grupo de ingenieros y científicos, un cohete A-4 («Aggregat 4»), de 12 toneladas de peso, rugió y despegó de su plataforma. El artefacto se elevó con decisión hacia las alturas, como si estuviera suspendido por una fuerza fantasmal. El furioso motor, alimentado con alcohol etílico y oxígeno líquido, le hizo viajar 190 kilómetros y elevarlo hasta los 38 kilómetros de altura.