España

España

Los cortes en la cinta clave del «caso Faisán» no fueron «accidentales»

La Guardia Civil cree que no se manipuló, pero que alguien, decidió dejar de grabar en momentos críticos

Día 15/02/2011 - 12.25h

La cinta clave del «caso Faisán» no fue manipulada, pero los cortes en la grabación no fueron «accidentales» ni resultado de un posible deterioro de la misma, según un informe del Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil entregado al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz el jueves por la tarde y notificado ayer a las partes. En otras palabras: dado que no se han detectado alteraciones en el aparato de grabación ni tampoco en el soporte en el que quedarían plasmadas las imágenes, la única explicación plausible de que existieran cortes en momentos críticos es porque alguien decidiera dejar de grabar.

Fuentes de la máxima solvencia consultadas por ABC precisaron que las conclusiones de la Guardia Civil no son en modo alguno contradictorias con las que en su día presentó la Comisaría General de Policía Científica, que emitió un informe en el que ya se incluía la posibilidad de que los cortes en la grabación no fueran accidentales. «Los cortes pueden haberse producido por agentes externos, accidentalmente o por deterioro, sin que existan elementos en la grabación analizada que apoyen una de las tres explicaciones en detrimento de las dos restantes», sostenía la Policía en su informe elaborado el 23 de noviembre de 2009.

Simúltaneos a la grabación

«La diferencia entre los dos estudios —precisan las fuentes antes citadas—, está en que el del Instituto Armado es más profundo». En realidad la Guardia Civil realizó una ampliación del informe de la Policía por encargo del juez Ruz, que el pasado 24 de enero le pidió que confirmara o rebatiera las conclusiones del elaborado por el otro Cuerpo, algo que en su día Garzón no consideró necesario. Ruz solicitaba que verificara si los cortes «son simultáneos a la grabación original o si se producen con posterioridad, así como la intencionalidad o accidentalidad de los mismos».

En este informe ampliatorio, la Guardia Civil señala que los cortes (en realidad se trata de una imagen en negro) «no fueron artificialmente producidos, sino de forma voluntaria».

Los agentes analizan las tres opciones (agentes externos, accidente o deterioro de la cinta) de menor a mayor grado de verosimilitud. Respecto al posible deterioro, sostiene que carece de fundamento porque la cinta VHS se encuentra en perfecto estado; sobre la accidentalidad, no la descarta del todo, pero la considera poco verosímil. Es la intervención de agente externo lo que cobra más fuerza, ya sea por negligencia o por una actuación maliciosa. Las conclusiones del informe no se decantan por alguna de estas dos circunstancias.

Respecto a si los cortes fueron simultáneos o posteriores a la grabación (punto sobre el que también la Guardia Civil tenía que pronunciarse), el análisis subraya que se produjeron durante la grabación, no después.

Según ha sabido este periódico, la cámara con la que se hizo la grabación estaba instalada en un piso frente al «Faisán» y registraba tanto audio como vídeo. Los «negros» sólo afectan a las imágenes, mientras que el sonido ambiente no tiene alteraciones y no se llega a interrumpir. De hecho, el tiempo de la grabación sigue corriendo. «Es como si alguien en determinados momentos desenchufara la clavija de vídeo, con lo cual la cámara no recoge imágenes en esos periodos de tiempo», explican de forma gráfica las fuentes consultadas. «No se grabó otra cosa que lo que aparece en la cinta, no hubo borrado de imágenes; simplemente alguien dejó de registrarlas».

La grabación examinada recoge dos espacios en «negro», uno de tres minutos y otro de diceciséis segundos. El primero de ellos se realizó entre las 10:50 y las 10:55 horas del 4 de mayo de 2006 (día en el que se produjo el «chivatazo» a ETA), y el segundo, entre las 11:11:12 y las 11:11:28 horas. Según el informe del 1 de octubre de 2009 en el que la Fiscalía pedía el archivo de la causa —por no haberse podido identificar al autor del «soplo»— Elosúa habría recibido esta información entre las 11.10 y las 12 del mediodía. También esas horas coinciden con las que apunta el tráfico de llamadas en las que, según el informe del «investigador» del «soplo», Carlos G., se habría producido el chivatazo a Joseba Elosúa, dueño del «Faisán».

Un nuevo informe secreto

Junto con el de la Guardia Civil, el juez Ruz ha recibido ya el informe que sobre este mismo punto encargó a Carlos G., si bien lo ha declarado secreto.

Esta decisión podría obedecer a que contiene algún elemento novedoso que algunas fuentes no oficiales relacionan con la aparición en la imagen de alguna persona de la que hasta el momento no se tenía constancia.

El instructor también pedía al equipo investigador que especificara el periodo temporal de la salida del bar del individuo que establece contacto con Elosua, que certificara la cadena de custodia y la identificación de los funcionarios, o terceros, que tuvieron acceso a la cinta. Otra de las pericias solicitadas era una infografía animada con la secuencia de los hechos investigados y un estudio fisionómico de la persona que pudiera aparecer en las imágenes a la hora del «soplo».

Análisis de la «vigilancia 122»

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es España en...

Blogs

La vida es circular, pero no eterna

Puentes de Palabras
José Manuel Otero Lastres

La sedición pierde aire

EL BLOG
Federico Ysart

Hollande, Valls y la cruda realidad

TOCA ESPAÑAR
Manuel Erice

Quedan 6 meses para el referéndum

el Blog de Edurne
Edurne Uriarte

por tierra, mar y aire
Esteban Villarejo

Los independentistas, pillados en otra mentira

EL ESCRITORIO
Mariano Calleja
El Foco de Ángel Expósito
Últimos vídeos

Abc_Opinion_24_02_2017_sociedad_EMontanes

Sigue ABC.es en...

ABC Marca España
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.