Una nueva técnica permite identificar los plagios de canciones originales
Actualizado Miércoles, 21-10-09 a las 14:15
Un equipo de investigadores de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) ha desarrollado un sistema para identificar patrones comunes en las versiones de las canciones, lo que ayudará a cuantificar cuánto se parecen las piezas musicales e identificar a aquellos que quieren dar gato por liebre y pasar por originales partituras que en realidad son una copia. La técnica, que aparece en la revista New Journal of Physics, se podría aplicar para analizar series temporales de datos en otros ámbitos, como la economía, la biología o la astronomía.
«Lo que proponemos es una medida para cuantificar recurrencias cruzadas entre dos canciones, es decir, poder analizar las repeticiones de distintos patrones musicales que previamente hemos identificado a partir del contenido tonal o harmónico del audio», explica Joan Serrà, coautor de la técnica e investigador en el Grupo de Tecnología Musical (MTG) de la UPF, en Barcelona.
Serrà y su equipo han desarrollado esta medida, basada en ecuaciones matemáticas, que permite identificar la presencia simultánea de eventos tonales en los audios de dos canciones (recogidas de un CD o de otros dispositivos). Los resultados se pueden visualizar mediante gráficos de recurrencias cruzadas (CRP, por sus siglas en inglés: Cross Recurrence Plot).
Beatles y Ocean ColourAsí, por ejemplo, los investigadores han sacado el perfil de los tonos de la canción «Day Tripper» de los Beatles y lo han comparado con el de una versión interpretada por el grupo Ocean Colour Scene, así como con el de una canción diferente, «I’ve Got a Crush on You» de Frank Sinatra. En el primer caso el gráfico CRP muestra unas líneas oblicuas que revelan las coincidencias entre las dos versiones, pero en el segundo no aparece ese patrón.
«La identificación de versiones de una misma canción (por parte del artista original o no, con los mismos instrumentos o no, con igual o distinta letra o idioma, en estudio o en directo) puede ser muy interesante por motivos científicos, comerciales, de propiedad intelectual, o simplemente por el interés del usuario final», indica Serrà.
El investigador destaca que los gráficos de recurrencias cruzadas y sus medidas de cuantificación son «poderosas herramientas para analizar y comparar series temporales de cualquier tipo de datos», por lo que se pueden utilizar en disciplinas como la astrofísica, la biología, la ingeniería o la economía. Con esta técnica se podrían analizar, por ejemplo, las coincidencias a lo largo del tiempo del Ibex con el Dow Jones o con otros índices bursátiles.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...