Detalle de las oficinas de la firma iliciana
Detalle de las oficinas de la firma iliciana - HAWKERS
ENTREVISTA

Hawkers traspasa la pantalla para aterrizar en la tienda física

La «startup» ilicitana, que ha revolucionado el sector de las gafas de sol, se alía con Inditex para llevar sus colecciones al mundo físico en las tiendas Pull&Bear mientras acelera su primera ronda de financiación. «Lo difícil no es ofrecer al cliente lo que quiere, sino saber por qué lo quiere», dice uno de los fundadores

MADRIDActualizado:

Quién les iba a decir a estos chicos hace poco más de dos años que harían temblar los cimientos de un mercado, el de las gafas de sol, controlado hasta la fecha por cuatro grandes distribuidores. Hawkers, «startup» procedente de Elche (Alicante), comenzó con una aportación de 300 euros por cuatro jóvenes y ha acabado 2015 con más de 40 millones de facturación y, por si fuera poco, convertida en la primera empresa española en patrocinar un equipo de la NBA, Los Ángeles Lakers.

La firma se ha hecho grande gracias a las virtudes del comercio electrónico, su principal método de distribución. Tras vender 1.6 millones de gafas en unos cincuenta países, ahora ha puesto el foco en el mundo físico sumergiéndose en una nueva etapa que le ha llevado a aliarse con el gigante mundial de la moda Inditex para distribuir sus colecciones (15 modelos) directamente en las tiendas Pull and Bear.

«Buscamos romper el statu quo, pero no solo por el hecho de querer cambiar las reglas o de querer hacerlo diferente, sino porque nos hemos mdado cuenta que, simplemente, podemos aportar valor. Y esto es solo el primer asalto»

Este desembarco en el entorno «offline» lo harán de una manera menos convencional, pero desde estos puntos de venta les permitirá explorar un tipo de público poco acostumbrado a realizar compras a través de internet. «Buscamos romper el statu quo, pero no solo por el hecho de querer cambiar las reglas o de querer hacerlo diferente, sino porque nos hemos dado cuenta que, simplemente, podemos aportar valor. Y esto es solo el primer asalto», explica Francisco Pérez, director de desarrollo de negocio de Hawkers, en declaraciones a ABC.

«Con la venta física queremos establecer una relación directa con el cliente para que pueda probarse las gafas y disfrutar de una experiencia de compra más tradicional», señala. Hasta ahora la firma se ha centrado en el comercio electrónico, un ámbito en el que ha destacado gracias a su fuerte presencia en plataformas y redes sociales y que le ha permitido registrar un rápido crecimiento en escaso tiempo.

«Con la venta física queremos establecer una relación directa con el cliente para que pueda probarse las gafas y disfrutar de una »

Uno de los logros obtenidos por la firma ilicitana ha sido rivalizar con importantes marcas asentadas en los mercados desde hace décadas. Y lo han hecho posible con una fórmula fresca, atacando las nuevas necesidades de los consumidores actuales y fusionando el binomio calidad-precio. «Hemos cambiado la forma en la que consumimos gafas, ya que antes solo los bolsillos acaudalados podían permitirse comprar productos de alta gama».

La empresa achaca este posicionamiento en el mercado al hecho de haber cautivado a un tipo de público más urbanita y, sobre todo, a su capacidad de explorar sus sensaciones, aunque apuntan que su núcleo de ventas se encuentra entre en una horquilla de edad entre 25 y 35 años y no tan adolescente como pudiera aparentar a las primeras de cambio. «Lo difícil no es ofrecer al cliente lo que quiere, lo difícil es saber por qué lo quiere», sostiene.

Bajo la premisa de «el producto no es la marca, la marca es el producto», la firma ilicitana, que espera cerrar 2016 con una facturación de 70 millones de euros, se marca como objetivo para esta temporada acelerar su expansión internacional y adentrarse en otros mercados como Reino Unido, Alemania o EE.UU. En ese sentido, y de cara a materializar este ambicioso desafío, la compañía se encuentra inmersa en un proceso de inversión con algunos de los principales fondos europeos y americanos.