Detalle del Muro de Cisjordania
Detalle del Muro de Cisjordania

Diez muros de la vergüenza que aún siguen en pie

Aunque es el más famoso, la de Berlín no es la única muralla levantada por el hombre para dividir pueblos

Actualizado:

Posiblemente, el Muro de Berlín es el ejemplo más conocido de los intentos del hombre de marcar y dividir territorios. Sin embargo, no es el único ejemplo de barrera construida para evitar la entrada del enemigo o impedir la huida del propio pueblo.

Por desgracia, desde la construcción de la Gran Muralla China o el Muro de Adriano, existen cientos de ejemplos de vallas, tapias y toda clase de construcciones erigidas para separar países, o simplemente, seres humanos. Aprovechando el aniversario de la desaparición del muro berlinés, en el blog «Tokitan» han elaborado una lista con más de veinte de estas tapias de la vergüenza erigidas a lo largo de las últimas décadas. La mayoría, por desgracia, todavía siguen en pie.

1.- Los muros de los guetos de Polonia: A medida que iba invadiendo los países del este de Europa, el régimen nazi confinaba a la población judía en guetos donde poder tenerla controlada. Dos de los más famosos son los de las ciudades polacas de Cracovia y Varsovia, donde se hacinaron miles de ciudadanos rodeados de una alta muralla. Aunque esta construcción ha desaparecido en su práctica totalidad, en Cracovia aun se conservan varios tramos del muro. En ellos puede observarse que fueron construidos con la forma habitual de las lápidas de las tumbas judías. Una sádica forma de anticipar el destino de la mayoría de los habitantes del gueto.

2.- La barrera israelí de Cisjordania: El territorio israelí está prácticamente rodeado de vallas que marcan su separación de los de sus vecinos. De todas estas construcciones la más tristemente famosa es el muro que se levanta en Cisjordania. Las obras comenzaron en 2002 y cuando se concluya medirá 721 kilómetros. Formado por vallas y alambradas en un 90% de su trazado y altos muros prefabricados en el 10% restante, su construcción ha sido ampliamente denunciada por organismos internacionales. Sin embargo, Israel parece decidida a culminar la construcción de este nuevo muro de la vergüenza que ha destruido las tierras y el modo de vida de miles de palestinos.

3.- La frontera entre México y Estados Unidos: Esta valla que comenzó a construirse en 1994 está también rodeada de polémica. Su objetivo era acabar con la emigración ilegal que entraba en Estados Unidos a través de México. Lejos de solucionar el problema, los tramos que cierran la frontera entre Tijuana y San Diego o los estados de Arizona, Sonora, Nuevo México, Baja California, Texas y Chihuahua ha obligado a los inmigrantes a intentar acceder a EE.UU. por zonas más peligrosas, como el desierto de Arizona. Esta circunstancia ha provocado más de 10.000 muertes desde que comenzó la construcción del muro que, cuando esté concluido, alcanzará los 600 kilómetros de largo, más otros 800 de barreras de menor envergadura.

4.- El muro de la segregación en Eslovaquia: Las autoridades eslovacas están construyendo muros en varias localidades con el objetivo de separar a la comunidad romaní del resto de la sociedad. Algunas de las ciudades en las que se levantan estas paredes son Velka Ida, Kosice, que fue Capital Cultural Europea en 2013, y Ostrovany. En esta última localidad el alcalde asegura que el objetivo de la construcción es evitar un «infierno diario» a las personas que viven cerca de los barrios gitanos. En total, en Eslovaquia existen unos trece muros con el propósito de aislar a la comunidad romaní.

5.- La línea verde de Chipre: Tras la guerra turco-chipriota de 1974, la isla de Chipre quedó dividida en dos. La parte septentrional corresponde a la República Turca del Norte de Chipre, mientras que la meridional se encuentra bajo control de la República de Chipre. Entre ambas partes se encuentra una zona desmilitarizada conocida popularmente como la Línea Verde. Esta franja, que es patrullada por las Naciones Unidas no solo divide la isla en dos, sino que partió por la mitad multitud de pueblos y ciudades, entre ellos su capital. El origen del muro se remonta a 1964, cuando Nicosia fue escenario de violentos enfrentamientos entre las comunidades turca y griega. El muro divide la isla a lo largo de unos 180 kilómetros, creando auténticos pueblos fantasmas dentro de la ciudad.

6.- La Pared del Sáhara: Se trata de un conjunto de ocho muros de más de 2.700 kilómetros de longitud delimitados con arena, piedras, zanjas, alambradas y campos minados que recorre el Sáhara Occidental. Su construcción, ordenada por las autoridades de Marruecos comenzó en 1980. Desde entonces, se ha ido ampliando en varias fases, en cada una de las cuales el ejército marroquí ha ocupado una nueva porción del Sáhara. Vigilado por unos 100.000 soldados, el objetivo de la pared es impedir a los saharauis el acceso a las zonas más ricas del Sáhara Occidental, incluidas las minas de Bucraa y la zona pesquera de la costa, ocupadas por Marruecos tras la retirada española.

7.- Las comunidades divididas en Irlanda del Norte: Durante años, las calles de muchas ciudades de Irlanda del Norte ha sido escenario de enfrentamientos violentos entre grupos armados de las comunidades católica y protestante. Para tratar de evitar los conflictos, en 1969 se levantó una barrera en Belfast que separaba los barrios en los que vivían ambos grupos. Desde entonces, las distintas barreras han llegado a alcanzar los seis metros de altura y su longitud en diferentes puntos va desde varios cientos de metros hasta los cinco kilómetros. En total, se calcula que en todo el territorio hay un centenar de muros que suman unos 20 kilómetros. Aunque desde la firma de los Acuerdos del Viernes Santo de 1998, los enfrentamientos prácticamente han desaparecido, los muros continúan en pie y las puertas de metal que separan al este unionista del mayoritariamente independista oeste siguen cerrándose cada noche, en una especie de toque de queda tácito.

8.- El paralelo 38: La frontera entre Corea del Norte y Corea del Sur fue establecida en 1953, siguiendo el curso del paralelo 38. Posee 238 kilómetros de largo y una anchura de unos cuatro. Escenario de continuas escaramuzas y foco de tensión entre ambos países, esta zona desmilitarizada constituye una de las fronteras más vigiladas e inexpugnables del mundo.

9.- Muros para contener las favelas: Con la excusa de de proteger la fauna y la flora de las colinas que rodean Río de Janeiro, en 2009, el Gobierno brasileño y la prefectura de la capital comenzaron a construir muros de cemento alrededor de las favelas del barrio de Santa Marta. Posteriormente se levantaron en Rocinha y el plan contempla llevarlos a varias favelas más. Asociaciones críticas con la construcción aseguran que el muro pretende aislar los barrios más empobrecidos y separarlos de las zonas más ricas de la ciudad, mientras que el alcalde lo vincula a la lucha contra el narcotráfico y el Gobierno habla de la protección medioambiental. El proyecto aún no está concluido.

10.- Muro de Padua: En 2006, el ayuntamiento de Padua inició la construcción de una tapia de tres metros de altura y 84 de largo que pretendía aislar una zona habitada principalmente por personas extranjeras. La barrera, que fue derribado un año más tarde, rodeaba un conjunto de edificios conocidos como La Serenissima, en el que la mayor parte de sus vecinos eran africanos y donde se habían producido enfrentamientos entre bandas rivales en los meses anteriores. Las autoridades argumentaron que se trataba de una acción temporal para luchar contra el narcotráfico y acabar con el gueto existente, mientras se reurbanizaba la zona. Durante el año en que se mantuvo en pie hubo protestas tanto en contra como a favor de la construcción. En la actualidad, la zona se ha recuperado urbanísticamente, aunque todavía quedan restos de aquel muro.

El gran muro de Adamiya en Bagdad, las concertinas que impiden el paso de los elefantes entre Mozambique y Sudáfrica o la zona especial fronteriza entre China y Hong Kong forman también parte de la veintena de vergonzosas murallas levantadas por el hombre que recoge el blog «Tokitan».