Intel y Qualcomm se suman al veto comercial a Huawei - STATISTA

En qué países han vetado a Huawei

La firma china logró el pasado año sus mejores números al convertirse en el segundo mayor vendedor de móviles en el mundo y el primero en España aprovechando el desplome del gigante Apple y otros rivales

MADRIDActualizado:

El negocio del teléfono móvil no es tan lucrativo como hace unos años. La industria se encuentra en plena desaceleración, pero sigue aportando grandes beneficios a las empresas más importantes. Es un escenario cambiante. A veces lo hace demasiado rápido. El veto de Estados Unidos a Huawei, sin ir más lejos, puede marcar un punto de inflexión no solo en la progresión de la firma china, sino en todo el mercado. Las consecuencias a largo plazo son impredecibles.

[ Gráfico elaborado por Statista]

Estados Unidos ha sido el primero en mover ficha. Google, empresa estadounidense, ha excluido a la marca: se quedará sin futuras actualizaciones de Android -el principal sistema operativo móvil- y sin sus servicios digitales. Fuera de sus fronteras, donde el hermético régimen chino dificulta el uso de plataformas norteamericanas, Android es el líder supremo; acabó 2018 con el 90% de cuota de mercado a nivel mundial.

Alaska, Japón o Australia también han vetado a Huawei en el desarrollo y despliegue de la tecnología móvil 5G en medio de acusaciones de ciberespionaje, mientras que en Canadá, India, Reino Unido o países europeos como Alemania o Francia han iniciado sendas investigaciones sobre el fabricante. España queda por el momento al margen, aunque ha recibido avisos por parte de agencias de inteligencia acerca de las posibles actuaciones de la firma china en materia de ciberespionaje.

El veto le llega a Huawei justo en su peor momento. Según los últimos datos de la consultora IDC es el segundo mayor vendedor de teléfonos móviles. En el primer trimestre del año ha vendido 59,1 millones de unidades (39,3 millones de unidades registradas en el mismo periodo del año anterior) y amenaza, además, a Samsung, líder de ventas, que acumula unos 71,9 millones de unidades.

Pero, además, Huawei también se encuentra en una posición privilegiada en el mercado español, en donde ha superado a Samsung recientemente hasta colocarse como el primer vendedor del país el pasado año, según el informe anual de Ideas Originales de Investigación (IO Investigación), al lograr una cuota de mercado del 28,3% en comparación con el 27,2% de su rival coreano. Su peso en Europa es igualmente fuerte. En el primer trimestre del año, uno de cada cinco móviles vendidos era de la marca china, según la consultora Kantar, que incluye su segunda marca Honor.

Huawei, junto con Xiaomi, ha sido una de las marcas que ha podido resistir al pinchazo en China, donde Samsung y, sobre todo, Apple han visto mermadas sus ventas en el último año. Este pulso coincide, además, con un desplome de las ventas en mercados tan potentes como el española a consecuencia de la escalada de precios de los modelos «premium» que han ingresado en el mercado en los dos últimos años. Terminales que superan con creces los mil euros y que han tenido un efecto negativo en los consumidores.

Los móviles son cada vez más caros, pero la estrategia de algunas marcas de diversificar su oferta pese a aumentar ligeramente los precios (el precio medio de los móviles Huawei se ha incrementado unos 30 euros, lejos de los 118 euros de Apple) les ha salido a ganar terreno. El problema es que más de la mitad de los envíos de teléfonos de Huawei se dirigen fuera de China. Una línea de negocio que supone casi la mitad de su facturación global. Ahora, todo ese cultivo cosechado por el gigante asiático se puede quedar arruinado por el imparable huracán Trump.