Schiller muestra nos nuevos tamaños - afp
análisis

¿Apple ha traicionado sus principios con el iPhone 6 Plus?

La empresa de la manzana ha sido renuente durante años a aumentar el tamaño de la pantalla de sus móviles. Ahora, y frente al fenómeno «phablet», posa sus miradas en los países asiáticos

Actualizado:

¿Apple ha traicionado la idea de Steve Jobs con su iPhone 6 Plus?. El cofundador de Apple había dicho que los móviles con pantallas grandes nunca lograrían ventas. «Nunca nadie va a comprar un teléfono grande. No puedes utilizarlo con una mano», fue la frase que pronunció Jobs en 2010. Si bien es cierto que en ese año recién llegaba el iPad y aún no se veían muchos «phablets», la realidad de los últimos años le ha quitado la razón al cofundador y Apple ha cedido a la presión.

Este semana presentó dos modelos de sus móviles, el iPhone 6, con pantalla de 4.7 pulgadas, y el iPhone 6 Plus, con pantalla de 5.5 pulgadas, considerada como «phablet». Los móviles con pantallas superiores a las cinco pulgadas ya son un elemento común entre fabricantes. Samsung, LG, Microsoft con los Lumia, Huawei, y Google con Nexus han introducido modelos con estas pantallas. Las « phablets» comenzaron como un fenómeno en Asia que se ha ido extendiendo a otros países.

Según estudio realizado por la firma Jana confirma que los mercados emergentes prefieren los phablets porque son dispositivos «todo en uno». Es decir, no quieren (o no pueden) tener un smartphone y una tableta por separado, por lo que desean un móvil inteligente que les permita hacer llamadas, enviar mensajes pero también disfrutar de forma cómoda vídeos y juegos. Quienes apostaban por móviles de cuatro pulgadas lo hacían por la comodidad, pero confesaban que de no tener acceso a un tableta o portátil, comprarían entonces un móvil con pantalla superior a las 5 pulgadas.

Apple a pesar de la tendencia se había enfocado en el argumento de la comodidad. En 2012, con el lanzamiento del iPhone 5, realizó un anuncio que explicaba que la pantalla de 4 pulgadas de su móvil se adaptaba perfectamente al alcance de movimiento que tenía el pulgar de una mano. «Puede ser una casualidad o por un deslumbrante despliegue de sentido común. Estoy seguro que se trata de sentido común», apuntaba el anuncio.

La campaña de ese año iba en contra de los modelos de smartphones con Android que ya apostaban por pantallas superiores a las 4 pulgadas, como el Samsung Galaxy S3 (4.8 pulgadas), lanzado al mercado ese mismo año en julio.

Ahora, ha sido la propia Samsung quien se ha acordado de la frase de Steve Jobs y la reticencia de Apple por apostar por pantallas más grandes. «'Nunca nadie va a comprar un teléfono grande'. Adivinen quienes se han sorprendido ellos mismos y han cambiado de parecer». Ese es el mensaje que ha publicado Samsung Filipinas en las redes sociales, en la que también hacían promoción de la última Galaxy Note 4.