Sergey Brin, co-founder de Google
Sergey Brin, co-founder de Google - reuters

Las Google Glass ya no despiertan tanto interés

Nueve de 16 desarrolladores de aplicaciones para el dispositivo señalaron a Reuters que habían abandonado sus proyectos

Actualizado:

Sergey Brin, cofundador de Google y principal evangelista de las Google Glass, se paseaba en cualquier evento, presentación, e incluso en el metro de Nueva York con las gafas de realidad aumentada. Hace dos domingos, en la alfombra roja de un evento en Silicon Valley sorprendió a los asistentes por no llevarlas. Dijo haberlas dejado en el coche. Sin embargo, para Reuters, Brin no podría haber elegido un peor momento para dejarse ver sin las «Glass». Según una investigación realizada por la agencia, los desarrolladores y propietarios tempranos de las Google Glass han perdido el interés en el dispositivo y abandonado sus proyectos.

Las Google Glass, que hasta ahora se han comercializado sobre los 1.500 dólares, son unas gafas inteligentes conectadas al móvil, con una pequeña pantalla suspendida sobre el ojo derecho del usuario. Google ha retrasado varias veces la llegada de dichas gafas al mercado general. Se esperaba que la empresa hiciera el lanzamiento oficial este año pro según las últimas informaciones, no será hasta 2015 que las Google Glass lleguen a las tiendas de productos tecnológicos.

Si bien las Glass han encontrado un hueco en algunos sectores, como en el de la medicina, los desarrolladores de aplicaciones no creen que se conviertan en un producto solicitado por el consumidor final.

De 16 desarrolladores de aplicaciones para Glass contactados por Reuters, nueve confesaron haber abandonado sus proyectos, en la mayoría de los casos por falta de clientes o limitaciones del dispositivo. Otros tres especialistas en aplicaciones, abandonaron sus proyectos para el consumidor final y se han dedicado a desarrollar para negocios.

Reuters destaca por otra parte que una gran cantidad de desarrolladores sigue apostando por las Google Glass. Hay cerca de 100 aplicaciones en la web oficial, entre ellas Facebook.

«Si hubieran 200 millones de Google Glass vendidas, sería una perspectiva distinta. No hay mercado en este punto», ha dicho Tom Frencel, director de Little Guy Games, una empresa que ha puesto en espera el desarrollo para Glass y ha apostado por otras plataformas como Oculus Rift, las gafas de realidad virtual.

Abandono en Google

Otro punto destacado por Reuters ha sido la salida de empleados claves en el desarrollo de las Google Glass en los últimos seis meses. Entre ellos Babak Parviz, considera uno de los padres de las Glass, Adrian Wong, jefe de ingeniería eléctrica y Ossama Alami, director de relaciones con desarrolladores.

Google insiste en que está comprometido con las Google Glass, con cientos de ingenieros y ejecutivos que trabajan en ellas, así como con la llegada de la nueva jefa fashionista Ivy Ross, ex ejecutiva de Calvin Klein.

Por otra parte, decenas de miles de personas utilizan las Glass como consumidores pilotos. «Estamos llenos de energía y con más energía que nunca sobre la oportunidad que representan los wearables, sobre todo las Glass», dijo Chris O'Neill, Jefe de Operaciones de Negocios.

El proyecto de las Google Glass fue el primero en salir a la luz de la división X, los laboratorios «secretos» que ahora desarrollan los coches sin conductor y los teléfonos modulares de Ara.

Para O’Neill, al igual que pasara con los teléfonos móviles, la incorporación de las Glass a la vida cotidiana tomará tiempo. «Estamos tan comprometidos como siempre en hacer un lanzamiento para consumidores. Eso va a tomar tiempo, y no vamos a lanzar este producto hasta que no esté absolutamente listo», confesó O’Neill.

En abril de este año, Google lanzó «Glass at Work», un programa para incentivar el uso del dispositivo en industrias específicas, como Sanidad o la manufactura. El esfuerzo ha derivado en aplicación que están siendo probadas o usadas en empresas como Boeing o Taco Bell. El gigante de internet también ofrece descuentos de Glass para algunos negocios.

CrowdOptic, una empresa que usa las Google Glass como ordenadores portátiles para cirujanos, ya se usa en 19 hospitales estadounidenses y espera crecer hasta los 100 centros médicos el año próximo.

[Artículo completo de Reuters en inglés]