Comparativa televisores

Las mejores smart TV que deja 2018 para todos los bolsillos

Samsung, LG o Sony se han enzarzado una temporada más en la batalla de la imagen con interesantes propuestas en un año en el que se han extendido los paneles de tipo OLED a nuevas marcas, la tecnología QLED se ha asentado y donde la inteligencia artificial es el próximo objetivo

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La tendencia actual en el mundo de los televisores se sostiene en dos principios básicos, sus capacidades funcionales gracias a internet y el tipo de paneles empleados para su fabricación. Dos atributos a los que hay que prestarle gran atención si se considera que ha llegado el momento de renovar la «caja tonta», que es cada vez menos tonta.

A estas características hay que sumar, si cabe, unas cuantas más como la tecnología HDR (Alto Rango Dinámico, que amplía la paleta de colores) o la resolución (la calidad 4K parece estar ya a la orden del día). Encontrar un televisor que reúna todas estas cualidades y, a su vez, sea barato es cada vez más posible por la constante reducción de los precios. Y más si se evita acercarse a los modelos lanzados esta temporada.

Las pantallas orgánicas de tipo OLED que ha defendido uno de sus principales productores, LG, se han extendido al mismo tiempo que la tecnología propietaria de Samsung, QLED, que reúne las cualidades de ambos mundos. Una batalla interesante la que se libra en el campo de la imagen, pero para recordar este 2018 habrá que ir definiendo algunas categorías como las del precio, que suele venir también aparejada en parte por las dimensiones. Hoy en día el estándar se encuentra ya entre las 45 y 55 pulgadas.

Entre 500 y 800 euros

1.-LG 50UK6950PLB

En esta horquilla de precios, este modelo de la firma surcoreana es interesante. Tiene una pantalla de grandes dimensiones, de unas 50 pulgadas, pero su calidad es muy elevada, con lo que se puede utilizar perfectamente en un salón medio. Su resolución es 4K o UHD y, además, soporta los principales formatos de HDR diferentes. Esta capacidad permitirá ver las imágenes con un muy buen contraste y una gran profundidad de color. Además, cuenta con la plataforma webOS 4.0, muy intuitiva y fácil en su manejo, aunque existen ciertos servicios como HBO, uno de las principales plataformas de «streaming» y rival de Netflix, que todavía no se encuentra disponible.

Su equipo de audio, algo mejorable, ofrece 20 vatios de potencia, aunque proyecta el sonido de una manera bastante envolvente. Dispone de dos entradas USB y cuatro para conectores HDMI, con lo que conectar consolas de sobremesa y otros aparatos se podrá hacer sin problemas. Y, para colmo, también incorpora WiFi y Bluetooth.

2.- Sony KD49XF7596BAEP

Al igual que el modelo anterior ofrece una resolución 4K que, pese a que todavía esta calidad no es demasiado común en programas de televisión, se aprecia un buen resultado y los detalles de las imágenes está muy bien conseguido. Soporta, a su vez, la tecnología Alto Rango Dinámico Premium (HDR), una de las más importantes. Se trata de un panel tipo LED, pero trabaja muy bien los contrastes.

La «inteligencia» viene dada por el sistema Android TV, que cuenta con ciertas virtudes como la alta compatibilidad con los equipos informáticos o teléfonos móviles basados en el mismo ecosistema. Otro detalle interesante a tener en cuenta es su mando de control, que cuenta con un sistema de reconocimiento de audio que facilita algunas tareas. Es una tele muy equilibrada.

3.- Samsung UE49NU7105KXXC

De unas 49 pulgadas de pantalla, esta televisión es una apuesta segura. Ofrece una resolución 4K real, lo que indica que tiene una definición hasta cuatro veces mayor que el FullHD.V Disfrutar de los videojuegos o ver películas adaptadas a este formato es sensacional. Soporta la tecnología HDR para desarrollar unos colores más intensos y vivos pese a que es un panel LED, que tal vez no despierta el efecto «wow» en muchos consumidores pero está muy bien logrado. Y más por el precio que es.

También hay que valorar la frecuencia de actualización, de 1.300 Hz, que logrará una reproducción sin saltos. Tiene tres puertos HDMI y dos para cables USB. La potencia de sonido es de 20 vatios, suficiente, pero si se desea una mejor experiencia cinematográfica igual conviene reforzarlo con una barra de sonido. Por supuesto, tiene capacidades inteligentes: tiene las «apps» de HBO, beIN Connect 4K y Disney en esta «Smart TV», así como otras muchas más entre las que elegir (Netflix, Spotify).

4.- Philips 55PUS6503/12

Bastante fino, este televisor se va ya hasta las 55 pulgadas, algo más monstruoso que las anteriores propuestas, pero por supuesto logra una reproducción 4K. Puede que al tratarse de un panel de tipo LED sea una pega, pero está bien equilibrado y calibrada las imágenes. Logra una tasa de actualización de 900 Hz y gestiona la tecnología HDR Plus.

También se diferencia de sus rivales al incluir Saphi, un sistema operativo con el que acceder a los contenidos digitales o compartir imágenes desde el «smartphone». Viene con dos altavoces de rango completo de 10 W cada uno, acorde a la demanda. Tiene 3 puertos HDMI y 2 para USB.

Entre 800 y 1.500 euros

1.- Sony KD-55XF8096

En caso de contar con un presupuesto mayor, y teniendo siempre en cuenta que se trata de un producto pensado para una larga duración, se pueden encontrar modelos más actuales con algunas capacidades diferenciales. Como este televisor de 55 pulgadas con resolución 4K.

Se trata de un panel con el sistema de retroiluminación LED clásico pero reforzado con algunas capacidades como el HDR, acompañado de 400 Hz de frecuencia. Dispone de 4 entradas HDMI y 3 para USB. Está gobernado por el sistema operativo Android. Destaca también por su fino diseño, perfectamente adaptable a cualquier ubicación. Ofrece 20 vatios de potencia de sonido, aunque con una cierta mejora en las frecuencias graves.

2.- Samsung QE55Q6FN

Este televisor, aunque es algo más caro, es especial porque se une a la serie de la firma surcoreana que dispone de una interesante particularidad, la tecnología Ambient Mode, que permite «camuflarse» con el entorno decorativo y el mobiliario. Es gracias a que puede simular ser un cuadro cuando cuanto está inactivo.

De diseño mimalista y muy fino, tiene un panel QLED, una tecnología propietaria de la compañía, con la que se logran resultados impecables como si fuera un papel OLED -buenos contrastes, colores intensos- pero conservando las virtudes de los tradicionales LED. Esta tecnología de puntos cuánticos es diferente al resto pero logra unos resultados impecables.

Destaca también por ser compatible con HDR 1000, que muestra con más exactitud el extenso rango de niveles de luz y oscuridad de una imagen, reproduciendo así picos de luminosidad de hasta 1000 nits; la medida empleada en la industria para definir el brillo. Tiene una resolución 4K y ofrece hasta 2.800 Hz de frecuencia. Viene con 4 puertos HDMI acompañados de otros 2 USB.

3.- Panasonic TX-55FX740E

Este televisor LED de 55 pulgadas también puede ser útil a la hora de tener en cuenta, más que nada porque reúne otras cualidades muy demandas en la actualidad como resolución 4K y la tecnología HDR. Tiene una frecuencia de 1.600 Hz y ofrece múltiples opciones para ajustarse al tipo de programa, ya sea deportiva, musical o cine.

Más de 2.000 euros

1.- Sony Bravia A8F OLED

En esta gama ya son palabras mayores, pero se mueven en unos entornos de buenos, bonitos pero caros. Es un televisor con panel OLED que gestiona muy bien los contrastes con colores muy vivos. Algo ideal para el consumo de contenidos cinematográficos. No le falta, por supuesto, en otros detalles como la resolución 4K y la tecnologìa HDR. Con más de 8 millones de píxeles controlados de forma individual por el procesador X1 Extreme, produce un contraste exquisito. Cuenta con un peculiar sistema de audio, bautizado como Acoustic Audio, que proyecta el sonido directamente desde la pantalla: no tiene altavoces como tal. Algo muy original e innovador. Viene con Android, para bien o para mal, ya que muchos consumidores preferirán otras plataformas.

2.- Samsung Q9FN QLED

Este televisor lo tiene todo, pero por supuesto, la calidad se paga. Esto es así en muchas ocasiones. Con unas monstruosas 75 pulgadas, este modelo logra una resolución 4K y soporta la tecnología HDR 10+, con un pico de luminosidad de hasta los 2.000 nits. Bello por fuera y potente por dentro, este modelo, además, destaca por una útil característica que permite esconder la maraña de cables de una manera discreta.

Así, se puede conectar todos tus dispositivos a One Connect con un solo cable casi invisible. Podrás controlar todo desde el mando a distancia de tu televisor, y esconder el módulo para conseguir el entorno que realmente deseas. También puede ser un elemento de la decoración de tu hogar con Ambient Mode, una tecnología interesante.

En pleno inicio de los asistentes digitales, este modelo incluye también el servicio SmartThings, diseñado para convertir al televisor en el centro de tu hogar, controlando todos tus dispositivos y electrodomésticos inteligentes por medio de sus capacidades de reconocimiento de voz.

3.- LG OLED55C8PLA

Frente a la tecnología QLED de su rival Samsung, la vecina y amiga LG ha continuado explotando los paneles de tipo OLED. Uno de sus modelos más interesantes es este, que promete un negro puro y un diseño elegante, golpeado por una peana optimizada para sonido Dolby Atmos. Se trata de uno de los primeros «Smart TV» con modelos basados en Inteligencia Artificial ThingQ, el software de voz Google Assistant, que en conjunto logra que los contenidos se adapten a las circunstancias y hábitos.

Incorpora el nuevo procesador Alpha 9 de 14 bits, diseñado para analizar y mejorar cada imagen de cada fotograma para conseguir imágenes más precisas. Ofrece la plataforma WebOS 4.0. Es compatible con todos los formatos HDR del mercado (Dolby vision, HDR10, Technicolor, HLG y HDR Converter). Su sonido, proporcionado por el sistema Dolby Atmos, produce unos 40 vatio. En cuanto a las conexiones, dispone de 4 puertos HDMI, 3 de USB, 1 salida óptica.