Steve Jobs
Steve Jobs

Bill Gates afirma que Steve Jobs era «un imbécil» capaz de «hechizar» a la gente

El cofundador de Microsoft también reconoció que nunca ha conocido a ninguna persona capaz de potenciar el talento como el creador del iPhone

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

No cabe duda de que Steve Jobs y Bill Gates son dos de los máximos revolucionarios de la historia de la tecnología. El cofundador y máximo accionista de Microsoft afirmó el pasado domingo en el programa «Fareed Zakaria GPS», emitido por la CNN, que el difunto creador de Apple produjo, gracias a su trabajo, «algunas cosas increíblemente positivas», pero que, al mismo tiempo, a veces podía ser «un imbécil».

«Yo era como un mago. Él lanzaba hechizos y era capaz de hipnotizar a la gente. Pero, como yo era un mago, sus hechizos no funcionaban conmigo», afirmó Gates durante el programa. El fundador de Microsoft también dedicó unos segundos a recordar lo tirante que fue, en ocasiones, su relación con el padre el iPhone.

Y es que, según reconoció, cuando el mundo de la tecnología comenzó a despuntar durante los años setenta, las relaciones entre los protagonistas de aquellos cambios no fueron siempre las mejores. «Había un conjunto de personas, en su mayoría hombres. Y sí, lo admito, en ocasiones fuimos bastante duros el uno con el otro. Creo que a veces eso fue demasiado lejos», explicó el máximo accionista de Microsoft.

No han sido pocas las personas que, durante los últimos años, han llamado la atención sobre lo difícil que podía resultar relacionarse con Jobs. El caso quizás más llamativo fue el de su hija, Lisa Brennan- Jobs. En una entrevista para «The New York Times», que fue publicada el pasado mes de septiembre, la hija del visionario sostuvo que su padre la forzó cuando esta apenas contaba 9 años a presenciar las relaciones íntimas que este mantenía con su madrastra. «Quédate aquí, tenemos un momento familiar, es importante que intentes formar parte de esta familia», recordaba que le decía su padre.

A pesar de esto, al cofundador de Microsoft no se le caen los anillos si tiene que reconocer las bondades de Steve Jobs y su capacidad de liderazgo. Así lo confirmó al sostener que, a pesar de que el carácter del difunto fundador de Apple no siempre era el mejor, jamás ha conocido a ninguna persona capaz de aglutinar tanto talento a su alrededor y, al mismo tiempo, ser capaz de sacar todo el potencial de cada uno de sus trabajadores.

Al mismo tiempo, Gates reconoció que admiraba cómo Steve Jobs conseguía que un fracaso pareciese un éxito. El segundo hombre más rico del mundo escogió como ejemplo la presentación del NeXT en 1998: «Fue un fracaso absoluto. No tenía ningún sentido. A pesar de ello consiguió cautivar a todo el público presente».