Un enfermo diabético prepara la dosis de insulina

La receta contra la diabetes

La dieta Mediterránea, sin restricción de calorías, reduce a la mitad el riesgo de desarrollar la enfermedad

madrid Actualizado:

Ni menos grasas, ni más ejercicio físico. La dieta mediterránea, sin restricción de calorías, podría ser eficaz para prevenir la diabetes en personas con alto riesgo cardiovascular, según un estudio ralizado por científicos del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn).

Para llegar a esta conclusúón se reclutaron 418 individuos no diabéticos de entre 55 y 80 años a los que se repartió al azar en tres grupos: uno al que se le recomendó seguir una dieta baja en grasa, otro que recibió consejos para seguir una dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva virgen y un tercer grupo siguió la dieta mediterránea suplementada con frutos secos.

Tras cuatro años de estudio, los investigadores observaron que aquellos individuos que siguieron las recomendaciones de una dieta mediterránea suplementada bien con aceite de oliva virgen o con frutos secos presentaron, con el tiempo, la mitad de riesgo a desarrollar diabetes en comparación con el grupo de control que siguió una dieta baja en grasa tanto vegetal como animal para prevenir enfermedades cardiovasculares.

Este porcentaje de reducción de riesgo tan sólo se pudo explicar a través la dieta dado que durante el estudio no se observaron diferencias en la pérdida de peso entre los tres grupos de intervención ni por la actividad física realizada por los voluntarios.

Grasa beneficiosa

Según los expertos del CIBERobn, el porcentaje de grasas que presentan los alimentos de la dieta Mediterránea, principalmente el aceite de oliva, aporta una proporción de lípidos equilibrada que resulta beneficiosa para el organismo.

Al incrementarse la cantidad de frutas, verduras y legumbres y disminuir el consumo de grasa animal y productos precocinados, frente a una ingesta mayor de pescado y aceite de oliva, la dieta mediterránea supone una combinación armónica y equitativa de los aportes calóricos.